CFK y el escenario que la espera en el Congreso

26 de septiembre, 2017

CFK y el escenario que la espera en el Congreso

 

Cristina Kirchner volverá al Congreso el próximo 10 diciembre. Más allá del resultado que obtenga, la expresidenta logrará un escaño para el Senado y deberá enfrentar una complicada interna que atraviesa hace casi un año y medio el bloque PJ-FpV. Tendrá, también, que controlar lo que suceda en Diputados, ante los pronósticos siempre presentes de posibles rupturas, y tras la salida por mandatos de cumplidos de importantes referentes del kirchnerismo.

 

Los resultados de las PASO sugieren que, en el Senado, Cristina Kirchner conducirá un bloque de nueve escaños. Sucederá si se cumple el deseo rupturista de Miguel Angel Pichetto, jefe de la bancada PJ-FpV, que pide constantemente a través de los medios que Unidad Ciudadana tenga su propio correlato en el Congreso y que esté distanciado del peronismo.

 

Incluida la propia CFK y Jorge Taiana -pese a que las encuestas indican que el escenario es adverso para el segundo candidato a senador de Unidad Ciudadana-, nueve serían los representantes de la expresión más kirchnerista que quedaría en el Senado a partir del próximo 10 de diciembre. Es decir, mantendría el mismo número que en la actualidad. Culminan su mandato, en este turno, las santacruceñas María Ester Labado y Virginia García; lograrían retener un escaño por esa provincia. Se suma a la partida el sanjuanino el sanjuanino Ruperto Godoy, que fue noticia en los últimos meses por la maniobra que lo dejó afuera del Consejo de la Magistratura por no contar con título de abogado. Cristina, Taiana y Ana Ianni (Santa Cruz) serían los tres únicos ingresos que lograría el kirchnerismo en la Cámara Alta.

 

Por la vereda del peronismo más tradicional, espacio que conduce Pichetto, se renovarían nueve sobre doce bancas que se expiran este año y quedaría un bloque de 27 senadores. Siempre utilizando como referencia los resultados del 13 de agosto. De todas formas, son varias las preguntas que deberán resolverse luego de octubre. Por caso, sí el bloque PJ, que responderá a los mandatarios de perfil dialoguista y distanciados de CFK, podrá mantenerse como tal o sufrirá deserciones.

 

En Diputados, en parte, el cuadro de situación tiene sus matices. El bloque de Unidad Ciudadana mantendría casi la misma cantidad de bancas, pero perdería a figuras de peso. Se irá el jefe de la bancada, Héctor Recalde; Juliana di Tullio, que cumplió ese rol hasta 2015 y, entre otros referentes, Teresa García, de mucha participación en la organización del bloque. Uno de los ingresos de la bancada, y que ya se postula para liderar el bloque, será el santafesino Agustín Rossi, que ocupó ese puesto entre 2005 y 2013.

 

De repetirse los números de agosto, el actual Frente para la Victoria – PJ de la Cámara Baja perdería solo tres bancas y se quedaría con 68. Mantendría la condición de segunda minoría por detrás de Cambiemos, que alcanzaría los 104 escaños, y por delante del bloque peronista no kirchnerista, que pasaría a contar con más de treinta diputados.

 

La representación del PJ y de los mandatarios “dialoguistas” en Diputados podría cobrar un fuerte protagonismo ya que crecería casi el doble con respecto a su actual formación (son 17), y es la gran apuesta de Cambiemos para alcanzar acuerdos a partir del año próximo y aminorar la dependencia con el bloque de Sergio Massa.

 

Al igual que en el Senado, son varias las incógnitas que deberán resolverse. Y el debate por el Presupuesto que tomará impulso luego del 22 de octubre permitirá conocer los primeros lineamientos. El kirchnerismo ya adelantó una postura muy crítica respecto al proyecto que envió el Gobierno, pero está el antecedente del 2016 en el que varios diputados del FpV acompañaron al oficialismo por expreso pedido de los gobernadores.