Brasil consolida su recuperación luego de la megacrisis

La actividad brasileña repunta y, en 2018, será un factor de impulso para Argentina

25 de septiembre, 2017

Brasil consolida su recuperación luego de la megacrisis

 

No todos los analistas son igual de optimistas respecto a la perspectiva de continuidad de la recuperación en la que se encuentra la economía local. La clave parece ser qué ocurrirá con la inversión, que despierta algunas incertidumbres y qué aportará el socio comercial clave: Brasil, destino de 20% de las exportaciones.

 

Allí, las noticias parecen ser positivas porque en los últimos dos trimestres el vecino mostró sendas recuperaciones de la actividad en las mediciones intertrimestrales desestacionalizadas.

 

Una ayudita del vecino

 

Desde Ecolatina publicaron un informe en el que muestran a un Brasil perfilándose hacia la recuperación y ya no sólo dejando de restar sino, además, impulsando la recuperación argentina. Dice el informe: “Es muy probable que la economía argentina crezca en 2018, rompiendo la dinámica recesiva observada en los últimos años pares (no electorales). Hay varios factores que explican dicha expansión: arrastre estadístico positivo (+1%), mayor concreción de inversiones privadas y la concreción de la tan ansiada recuperación de Brasil”.

 

Brasil consolida su recuperación luego de la megacrisis

 

En ese sentido, el informe de la consultora en la que se destaca Lorenzo Sigaut Gravina como economista jefe, resalta la importancia de una potencial consolidación de la recuperación en Brasil sobre la propia expansión de la economía local.

 

“La mejora económica de nuestro principal socio comercial es particularmente relevante para la industria local. Las exportaciones de manufacturas industriales argentinas ya se están recuperando (12,8% interanual en los primeros siete meses del año) pero el aporte de Brasil es todavía acotado (3,4% interanual en los primeros siete meses del año)”, señaló.

 

Y definió: “Si el año que viene la demanda de Brasil comienza a dinamizarse, es probable que nuestras exportaciones industriales consoliden su recuperación”.

 

Recuperación

 

En ese sentido, los datos muestran una incipiente salida de la recesión de la economía brasileña, pero con algunos datos a destacar: desde la declinación en 2014 hasta fines de 2016 la caída fue estrepitosa y llegó al 8%. En términos claros: una de las recesiones más fuertes de su historia.

 

El primer trimestre mostró un crecimiento de 1,1% intertrimestral desestacionalizado, exhibiendo que, si bien la economía estaba metida en el pozo, al menos la tendencia comenzaba a ser hacia arriba. El affaire-JBS de Michel Temer, en mayo, hizo temblar a las expectativas, pero no doblegó la salida de la crisis y, en el segundo trimestre, se supo la semana pasada, la economía dio un nuevo número positivo de 0,2%. Una importante desaceleración del ritmo, pero número positivo al fin y al cabo.

 

Ecolatina destacó: “Por primera vez desde el 2014 la actividad creció en términos interanuales (0,3%) y en el promedio del primer semestre igualó el nivel dela primera mitad del año pasado. Estos números fueron bien recibidos por el mercado, que incluso esperaba un crecimiento más moderado para el segundo trimestre del año”.

 

Por ahora, tal como explicó el informe, la recuperación se estaría dando con el impulso de las actividades primarias mientras que la industria y la construcción siguen mostrándose resentidas. La mejora de 2,2% interanual en el salario real ayudó, además, a impulsar el consumo al 0,8% interanual