Actividad económica: llegando a su máximo

27 de septiembre, 2017

Actividad económica: llegando a su máximo

 

 Por Guido Lorenzo Economista de ACM

 

Hoy, el Indec dará a conocer el dato sobre cómo evolucionó la actividad durante el primer mes del segundo semestre. Si bien los guarismos de las cuentas nacionales confirmaron que la economía está creciendo 2,7% en términos interanuales, en el primer trimestre se confirmó que fue el de mayor crecimiento en términos desestacionalizados: la economía se expandió al 1,1% mientras que, en el segundo trimestre, se desaceleró y creció 0,8%.

 

Quizás la sensación marcaba que el primer trimestre no fue auspicioso y fue recién en el segundo cuando los famosos brotes verdes se empezaron a mostrar con más notoriedad, tanto en la percepción como en los indicadores. Quizás una de las causas fue que el mayor crecimiento que registró el año se dio en de marzo (1,6%), lo que dejó a la actividad en un nivel similar al de diciembre 2015, mes de asunción del actual Gobierno.

 

El hecho de que los niveles hayan llegado al punto previo al inicio de la recesión del 2016 marca que el público ya no siente una economía en estado de recesión. No obstante, para lograr que los agentes lo identifiquen es necesario que la economía siga creciendo. A pesar de esta desaceleración del crecimiento en el segundo trimestre, ratificamos nuestra proyección que la economía crecerá en el orden del 3,1% en 2017.

 

Actividad económica: llegando a su máximo

 

Para alcanzar ese guarismo, es necesario que el tercer y cuarto trimestres promedien crecimientos respecto al trimestre anterior superiores al 1,5%. Estas tasas de crecimiento no se ven desde los el  año 2015 cuando la economía llegó a un pico en sus niveles de actividad. Creemos en base a indicadores anticipados que si bien son números desafiantes, es el escenario más probable.

 

En particular, el crecimiento promedio mensual desestacionalizado para alcanzar nuestra proyección es del 0,6%. El dato del mes de julio que se conoce hoy estaría, a nuestro juicio, entre 0,5% y 0,7% respecto al mes de junio.  Esa presunción se basa principalmente en tres indicadores.

 

Actividad económica: llegando a su máximoLa recaudación creciendo por encima de la inflación en más de 5 puntos en el mes de julio donde se destacan los impuestos relacionados con la actividad (tales como IVA DGI, Impuesto a Débitos y Créditos, etcétera) y, principalmente, el consumo, principal sostén de la demanda agregada.

 

Actividad económica: llegando a su máximoEn segundo lugar, el saldo de la balanza comercial explicado principalmente por el incremento de las importaciones, con un nivel récord de US$ 1.405 millones de importaciones de bienes de capital, lo que estaría indicando que la demanda de inversión finalmente está despegando. Aunque los bienes comprados en el exterior no suman al PIB, entendemos que hay complementariedades en el proceso de inversión y, a la importación de bienes de capital, se le suma demanda de insumos y factores en el mercado doméstico.

 

Actividad económica: llegando a su máximo Finalmente, el crédito al sector privado se expandió 5% en el mes de julio en comparación con el mes anterior, acelerándose continuamente desde el mes de marzo cuando la tasa de expansión mensual era del 2%. Esto ratifica que se reconstruye el canal de las expectativas acerca del curso futuro de la economía, toda vez que recordamos que el crédito es un acuerdo entre partes donde ambos participantes esperan que las promesas de pagos sean cumplidas.

 

Con estos tres indicadores, en suma a los datos de EMI e ISAC, nuestra proyección es que es atendible una aceleración del crecimiento en el tercer trimestre. No obstante, las luces de alerta siempre deben estar encendidas. Algunas de esas luces son el fuerte deterioro de la balanza comercial, y de la cuenta corriente en general; la dinámica del balance del BCRA y la capacidad de cerrar la brecha fiscal antes de que aparezca un shock externo son algunos de los puntos que pueden poner un techo a este perfil de crecimiento.

 

De todas formas, el dato de actividad de julio es relevante debido a que si efectivamente se ubica entre 0,5% y 0,7% desestacionalizado contra el mes anterior, como estimamos, la economía habrá alcanzado el nivel más alto de la serie del Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE), que tuvo su punto máximo en el tercer trimestre del 2015 y ya no habrá dudas que la economía está atravesando un buen momento.