“En 2018, la inversión en infraestructura va a aumentar 50% en términos reales”

6 de septiembre, 2017

“En 2018, la inversión en infraestructura va a aumentar 50% en términos reales”

 

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, afirmó hoy ante el Senado que “el año que viene la inversión en infraestructura va a aumentar 50% en términos reales” y sostuvo que este plan de obras “es el más ambicioso en la historia del país y lo estamos haciendo con transparencia, sin corrupción y con mejores precios para el Estado”.

 

Al exponer esta tarde el informe de gestión del Poder Ejecutivo ante la Cámara alta, señaló que “entre 2011 y 2015 cada kilómetro de ruta le costaba al Estado alrededor de US$ 2 millones”, en tanto que el año pasado “pagamos US$ 1,3 millones, 35% menos”. A raíz de eso, aseguró, el Ministerio de Transporte “ya se ahorró más de $ 10.000 millones por licitaciones más competitivas en estos casi dos años”.

 

 

“Ahora los pliegos de las licitaciones son gratis, están colgados en Internet y permiten la participación de más empresas. En donde antes se presentaban 5 empresas, que eran las mismas de siempre, ahora se presentan 20. Esta transparencia y la ausencia de corrupción nos permite aprovechar mucho mejor el presupuesto”, aseveró.

 

Peña dijo que “este año la obra en infraestructura federal del país será equivalente al 2,6% del PIB y el año próximo va a aumentar casi un punto entero, al 3,5%”. “Estamos construyendo caminos, puertos y aeropuertos, recuperando líneas ferroviarias, actualizando y ampliando la infraestructura energética y ampliando la red de agua potable y cloacas para cumplir nuestra promesa electoral de darle agua al 100% y cloacas al 75% de los habitantes urbanos del país”, señaló.

 

El Jefe de Gabinete durante su introducción, antes de comenzar a responder a preguntas de los senadores, dio una detallada evaluación de las obras de infraestructura que puso en marcha el Gobierno y de la perspectivas para los próximos años, lo que busca ser un caballito de batalla del oficialismo de caras a octubre.

 

Peña dijo que “este año la obra en infraestructura federal del país será equivalente al 2,6% del PIB y el año próximo va a aumentar casi un punto entero, al 3,5%”

 

Precisó que “algo más de la mitad de las obras del año que viene” serán realizadas con modelos de participación público-privada que permitirán hacerlas con plazos de financiación largos en base a una ley sancionada por el Congreso el año pasado y que “ahora empieza a tomar realmente vuelo”. Sostuvo que esta vía facilita “al Estado hacer grandes obras de infraestructura que van a ser aprovechadas por varias generaciones sin poner la plata al principio, sino a lo largo de 20 o 30 años” e indicó que este modelo “se usa con éxito en muchos países, incluidos Brasil, Colombia y Chile” a nivel regional.

 

Comentó, a modo de ejemplo, que “un inversor construye con su plata una planta potabilizadora de agua y el Estado se compromete a comprarle equis cantidad de agua procesada a un determinado precio durante tantos años”. “Esto permite aumentar la cantidad de obras y acortar los plazos de construcción”, remarcó.

 

Peña estuvo acompañado durante su exposición en el recinto por los secretarios de Coordinación Interministerial, Mario Quintana, de Coordinación de Políticas Públicas, Gustavo Lopetegui; de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo; y de Relaciones Parlamentarias y Administración, Paula Bertol, y por los titulares del Sistema Federal de Medios Públicos, Hernán Lombardi, y de la Unidad Plan Belgrano, Carlos Vignolo.

 

Al entrar en un detalle pormenorizado de los planes de obras en los diferentes segmentos, Peña explicó que en materia vial “ya terminamos 242 kilómetros de autopistas que estaban contratadas cuando asumimos”, pero cuya ejecución se encontraba “paralizada” o funcionaba a “ritmos cansinos”. “Además, intervinimos casi 15.000 kilómetros de rutas con obras de pavimentación y rehabilitación, de los cuales ya hemos finalizado 3.521 kilómetros y se encuentran en obra 11.433 kilómetros”, agregó.

 

“Algo más de la mitad de las obras del año que viene” serán realizadas con modelos de participación público-privada, aseguró el Jefe de Gabinete

 

Sostuvo luego, sobre los ferrocarriles, que “en el área metropolitana, mientras avanzamos con las obras del RER y el Soterramiento del Sarmiento, estamos renovando y mejorando más de 350 kilómetros de vías y ya terminamos otros 84 kilómetros”. A su vez, “en cargas estamos renovando los 1.500 kilómetros de la línea Belgrano Cargas, que estaba en su peor momento cuando llegamos”, señaló. “A los que decían que este Gobierno venía a cerrar ramales y a olvidarse del tren, quiero decirles que estamos haciendo lo que hacía mucho debía hacerse y no se hacía”, subrayó.

 

Sobre el tráfico aéreo recordó que “llegamos al Gobierno con la promesa y el objetivo de duplicar” la cantidad de pasajeros en todo el país y destacó que ya se puede verificar un “crecimiento impresionante”. Apuntó que “ayer salieron los datos de agosto y en lo que va de año voló 30% más de gente” que en 2015. “Fueron 8,3 millones de pasajeros domésticos y casi 10 millones internacionales”, indicó.

 

Además, puso de relieve que “estamos federalizando el tráfico aéreo internacional”, como lo demuestra el hecho de que cada vez son más las ciudades del interior que no tienen que pasar por Buenos Aires para conectarse con el exterior, entre las que mencionó a Córdoba, Mendoza, Rosario, Salta, Tucumán, San Juan y Neuquén.

 

 

 

En materia energética dijo que “la inversión total en generación, transporte y distribución de electricidad se duplicó en 2017, pasando de casi $ 50.000 millones a $ 100.000 millones”. Afirmó que “estas inversiones muestran que el esfuerzo que les pedimos a los argentinos el año pasado con las tarifas valió la pena, que las inversiones a las que comprometimos a las empresas se están haciendo y que este verano probablemente tengamos menos cortes y un sistema más estable”. “El año que viene la inversión total en energía y minería será 35% más que en 2017, hasta los $ 135.000 millones”, agregó.