Qué (y cuánto) se juega en territorio bonaerense

31 de enero, 2017

Qué (y cuánto) se juega en territorio bonaerense

 

La provincia de Buenos Aires será el gran atractivo de los comicios de medio término a desarrollarse en el segundo semestre, potenciado en esta oportunidad por la renovación en el Senado y la necesidad de Cambiemos de aumentar su participación en la Cámara Alta. Pero la provincia contará a su vez con un escenario interesante tanto en la Cámara de Diputados de la Nación como en la legislatura bonaerense, también oportunidades para el oficialismo de mejorar su representación, pero un desafío no menor para la oposición.

 

La provincia de Buenos Aires es uno de los pocos casos en los que el gobernador, en este caso María Eugenia Vidal, no cuenta con representación propia en el Senado. Se vencerá el mandato de los peronistas Juan Manuel Abal Medina y María Laura Leguizamón, y de Jaime Linares, del GEN. El peronismo se mantiene en la búsqueda de consolidar figuras de renombre con las encuestas en mano pero pese a algunos gestos, mantienen aún diferencias que serían dirimidas en las PASO. Esperando los presidenciales de 2019, los comicios de este año son la gran apuesta para el Frente Renovador de Sergio Massa, que aún no definió su lugar en la boleta y aceita un acuerdo con Margarita Stolbizer, potencial candidata para el Senado dado que la carta orgánica de su partido, el GEN, no le permite renovar por tercera vez en Diputados. Cambiemos, a su vez (ver aparte), deberá resolver en los próximos meses si sus candidatos estarán enfocados en defender la gestión, o desembarcarán con agenda propia, como sería el caso de Elisa Carrió.

 

El Frente para la Victoria deberá renovar diez bancas de apellidos fuertes en Diputados, y un desafío similar tendrá el massismo, que se le vencen también diez mandatos, al defender la elección del 2013. Cambiemos deberá renovar únicamente tres escaños, con una elección similar a la del 2015, sumaría doce diputados al interbloque oficialista. Asimismo, se le vence el mandato a cinco diputados peronistas que rompieron en los últimos dos años con el kirchnerismo o con el massismo, tal es el caso de Oscar Romero por un lado, y de Darío Giustozzi por el otro.

 

En la Cámara de Diputados bonaerense, Cambiemos deberá renovar sólo nueve bancas sobre 28, y tres sobre dieciséis en el Senado. Para el Frente Renovador el examen es mayor: once sobre veinte y ocho sobre diez en la Cámara Alta. Mientras que al FpV se le vencen nueve sobre diecisiete en la Cámara Baja y dos sobre ocho en el Senado. No obstante, una extracción peronista derivada de rupturas del kirchnerismo pondrá en juego, en el Senado bonaerense, ocho bancas.