YPF baja 33 equipos y se perderán 1.700 empleos

2 de diciembre, 2016

YPF baja 33 equipos y se perderán 1.700 empleos

 

YPF bajará 33 equipos de perforación, workover y pulling que se encontraban inactivos en la cuenca neuquina, lo que implicará la desvinculación de entre 1.500 y 1.700 trabajadores de contratistas asociados a la petrolera de mayoría accionaria estatal. Se trata de operarios que estaban fuera de las áreas de actividad pero seguían cobrando sus sueldos (en promedio, $ 33.000 mensuales) en el marco del Plan Preventivo de Crisis, lanzado en febrero tras un acuerdo entre sindicatos, operadoras y el Gobierno Nacional y que, según fuentes del sector, requería de un esfuerzo de $ 100 M al año. Los gremios se dividieron entre críticas a la gestión anterior de la petrolera y advertencias de posibles medidas de fuerza.

 

Desde la petrolera, atribuyeron la decisión a una vieja necesidad y postergada desde hace tiempo de reducir sus costos en el marco de un escenario “insostenible” de cantidad de trabajadores, monto de salarios y equipos en yacimientos en línea con los niveles de producción previos al desplome de precios de 2014. “El costo de mantener la fuerza laboral ociosa no se puede sostener en el tiempo. Tampoco las situaciones con empresas contratistas, que se ubican muy por debajo de los estándares que YPF requiere actualmente”, sostuvieron y marcaron que en este escenario, “la compañía debe avanzar en la adecuación de sus niveles de actividad en la cuenca para garantizar la sustentabilidad de su actividad”. La decisión, por otra parte, se da con la rediscusión de los costos laborales en el sector –en este caso, de los no convencionales– como telón de fondo.

 

La medida afectará centralmente a Neuquén y en menor medida, al sur mendocino, mientras que no impactará sobre la producción en Río Negro. Los equipos que se darán de baja pertenecen a distintas compañías; entre ellas, H&P, DLS, Nabors y Quintana.

 

destacado-facu

Por su parte, los gremios no se vieron sorprendidos y se dividieron entre críticas a la gestión de Miguel Galuccio y advertencias sobre el futuro en caso de que se concrete la desvinculación de los trabajadores. “No nos sorprende que haya despidos porque durante la época de Galuccio hubo una política de perforar y contratar equipos de forma indiscriminada y cuando se acabó el dinero tomaron deuda y ahora se ven las consecuencias”, respondió Guillermo Pereyra, senador nacional y titular del sindicato de Neuquén, Río Negro y La Pampa. “Para nosotros no es una novedad, vemos cómo todas las semanas venían bajando equipos, y cada equipo que se baja son 120 compañeros, 130 que van quedando sin trabajo”, matizó el dirigente neuquino, que responsabilizó también al “Estado, por no haber controlado YPF”. No obstante, aclaró que hoy habrá una nueva reunión de delegados en la que decidirán que medida tomar frente a los despidos.

 

En la misma línea, se pronunció Manuel Arévalo, secretario general de Jerárquicos. “Que esto no es de ahora yo lo he denunciado allá por junio que lo venimos hablando esto de la intención de YPF de bajar equipos y consecuentemente quedarían compañeros sin trabajo”, planteó y adelantó que iniciarán acciones “ante el primer telegrama de despido que haya”.

 

Hacia adelante, por el lado de precios, el acuerdo de la OPEP para reducir su producción podría impactar positivamente sobre la actividad local. Desde la perspectiva de costos, en tanto, dependerá del efecto que tengan la discusión del nuevo convenio colectivo de trabajo para Vaca Muerta, la baja de los 33 equipos de YPF y el debate entre empresarios y Gobierno en las últimas semanas en torno a la cuestión de costos. Sin embargo, con un barril a US$ 60 como techo pronosticado por el mercado internacional y con una caída el año que viene de la inversión de YPF, la principal operadora del sector, es probable que el repunte no sea inmediato.