Los salarios medios, los más beneficiados

8 de diciembre, 2016

pymes depósito efectivo

 

La reforma del Impuesto a las Ganancias es un viejo reclamo de los trabajadores, que ha generado paros y manifestaciones masivas en los últimos años. La oposición logró ubicarse como articuladora del reclamo al presentar y aprobar en Diputados un proyecto más radical que el propuesto por el Ejecutivo. En caso de ser convertido en ley, habrá personas que hoy tributan y dejarán de hacerlo mientras que otros, si bien continuarán pagando, lo harán en menor proporción. A continuación, los detalles de la reforma de un impuesto que hoy recae sobre más de un millón de trabajadores.

 

Mínimo no imponible

 

El proyecto diseñado por la oposición, aumenta el mínimo no imponible en torno al 40%. Según su letra, pagarían en 2017 los asalariados con cónyuge y dos hijos a cargo que ganen a partir de $44.000 por mes brutos, y los asalariados sin cargas de familia, a partir de $33.500. Eso implica salarios netos de alrededor de $37.000 y $28.000, respectivamente.

 

Esos montos quedan muy lejos de los contemplados en el proyecto oficial. El Ejecutivo preveía ubicarlos en $32.520 y $26.760 (brutos), lo que significaba un aumento del 15%, un porcentaje incluso por debajo de las expectativas de inflación oficial. Era de esperar, entonces, la incorporación de más personas al tributo luego de la recomposiciones salariales del año próximo.

 

Con un aumento mucho mayor de la base imponible propuesto por la oposición, ese efecto no se daría e incluso quedarían al margen trabajadores que hoy la tributan.

 

La iniciativa contempla una actualización automática de los montos de acuerdo a un coeficiente de aumento de salarios. Según explicaron los autores del proyecto, la intención es que quede siempre alcanzado “el 10% que más gana”.

 

Deducciones

 

El proyecto incorpora la posibilidad de deducir el importe de alquileres de inmuebles destinados a vivienda (hasta $66.000 por año), siempre y cuando el contribuyente no resulte titular de ningún inmueble, y aumenta el monto deducible para los créditos hipotecarios. Por otro lado, eleva las deducciones por zona desfavorable en 45%.

 

Además, propone deducir en concepto de educación el importe de gastos vinculados a los estudios de todos los niveles de hijos e hijastros menores a 24 años o incapacitados para el trabajo.

 

Exentos

 

El proyecto excluye del pago del impuesto a los jubilados cuyo haber mensual no supere los $60.000 –la gran mayoría–, al tiempo que prevé la actualización anual de ese monto.

 

Por otro lado, quedan exentos del gravamen los pagos por productividad, horas extra y el aguinaldo para las personas que durante el ultimo año hayan cobrado mensualmente menos del equivalente a ocho veces el Salario Mínimo, Vital y Móvil (que en enero será de $8.060). Para los trabajadores que cobren hasta 12 veces el salario mínimo, la eliminación del pago de Ganancias sobre el aguinaldo será parcial.

 

A los trabajadores que la nueva normativa no beneficiará será a los jueces, que hasta ahora estaban exceptuados del tributo. El proyecto dispone incorporar a los Magistrados del Poder Judicial con nombramiento a partir del año 2017.

 

Escalas

 

La iniciativa opositora mantiene los mismos porcentajes de tributo de las escalas que había propuesto el Ejecutivo, que van del 5% al 35%, tanto para trabajadores en relación de dependencia como para monotributistas y autónomos, aunque con escalas ligeramente diferentes.

 

El gran beneficio es que se bajan los porcentajes de las escalas respecto de los vigentes y se suben los tramos intermedios. Eso implicaría que trabajadores de sueldos medios, que según el esquema actual se ubicaban rápidamente en los niveles más altos, paguen menos.