Los inmuebles van por la revancha

16 de diciembre, 2016

cuentas publicas bonos deuda

 

El Economista consultó a varios especialistas para conocer sus proyecciones para 2017. Aquí sus respuestas:

 

Jorge Toselli (JT Inmobiliaria): Para 2017 se espera un movimiento similar al de 2016. Sin embargo, por tratarse de un año eleccionario, es muy probable que el Gobierno concrete medidas que impacten favorablemente en el humor social y que generen mayores niveles de actividad en el rubro. Se descarta aumento de precios, salvo en zonas muy buscadas y en productos muy selectos. Los precios de los alquileres dependerán de los cambios en la ley correspondiente: obviamente, en caso de impactar mal en los propietarios, éstos irán retirando sus inmuebles, la oferta caerá y los precios y condiciones generales, se volcarán en contra de los inquilinos. En cuanto al crédito, es posible que aumente luego del primer trimestre.

 

Enrique Rivanera (Tizado): No esperamos que los valores de venta sufran cambios en 2017. Los alquileres seguirán teniendo mucha demanda. Va a ir surgiendo el credito (hasta ahora con inconvenientes y retrasos), lo cual generaría una baja en los alquileres.

 

Claudio López Iscafré (L.J.Ramos): La tendencia de los precios en los productos más demandados (80/150 m2 con cochera en buenas ubicaciones) es hacia el alza. En alquileres, los propietarios están a la expectativa en cuanto a plazos e indice de ajuste futuro. El principal temor es quedar con un valor de alquiler muy desactualizado. Si la inflación se mantiene en estos valores seguramente los ajustes serán anuales.

 

Rodrigo Fernández Prieto (FP&A): Vemos muy buenas ex- Los inmuebles van por la revancha Los operadores del mercado creen que el año que viene la actividad mejorará pero no habrá una suba significativa de los precios pectativas. Creemos que la actividad comenzará a dar buenos frutos, con ritmo sostenido y equilibrado, aunque todo dependerá de lo que el Gobierno haga con los impuestos, ya que con los Ingresos Brutos, los sellos, la mínima presunta, el IVA, las ganancias y demás, se hace muy difícil sostener este tipo de negocio e inversión.

 

Gonzalo Monarca (GM): Esperamos un año con crecimiento y más movimiento. Particularmente estamos trabajando en muchos proyectos y nuevos lanzamientos, analizando nuevas oportunidades de inversión, con la idea de también expandirnos en el interior del país.

 

Santiago Tarasido (CRIBA): Tras el cambio de modelo de gestión económica y política se generó una gran expectativa en la industria y la construcción es uno de los motores principales de desarrollo, crecimiento y generación de empleo. Pero es tiempo de volver a ubicar a la productividad en el centro del debate, pensando en la eficiencia, en la tecnología y en el sistema tributario.

 

Mario Gómez (Colegio Profesional Inmobiliario): Las expectativas siguen siendo positivas. Lo que sí es necesario, es aventar los fantasmas del pasado. Por ejemplo la iniciativa de una nueva ley de alquileres. Cada vez que el Estado intervino en el mercado locatario se retrajo la oferta de viviendas en alquiler, aumentando a su vez los precios, y haciendo caer la inversión en el sector de la construcción de inmuebles. Los negocios inmobiliarios necesitan reglas claras, oportunas y bien implementadas, pero además un determinado tiempo para concretarse. Para ello será clave el crédito y en ello un tema fundamental es el tratamiento impositivo para los FCI. Si no se modifica el tratamiento de las utilidades de los Fondos Inmobiliarios, estamos en presencia de una seria restricción para permitir el desarrollo de esta herramienta.

 

Gonzalo Noguer (NU): La sanción de la Ley de Participación Pública Privada será clave para el año. La articulación de estos dos sectores va a potenciar la inversión en el mercado inmobiliario a través de la generación de nuevas zonas y distritos. Creemos que la baja en la inflación ampliará el mercado de los créditos hipotecarios y somos optimistas en que las entidades financieras comiencen a trabajar líneas de créditos para las desarrolladoras y constructoras.

 

Hernán Nucifora (Global Investments): Para el 2017 esperamos una variación significativa de ventas. Factores tales como la finalización del blanqueo, la aparición de nuestros créditos hipotecarios y la baja de la inflación harán que en 2017 se produzca definitivamente el arranque del sector inmobiliario y de la construcción.

 

Marcelo Buyo (Portland): Las expectativas para 2017 son muy positivas. Vemos una posibilidad muy interesante para consolidar el segmento ABC1, generando además productos para los diferentes estratos sociales. Es fundamental que las desarrolladoras podamos crecer en el segmento de la clase media y para ello es clave que el crédito hipotecario tome mayor protagonismo, con tasas y requisitos alcanzables por la mayoría de la población. Por otro lado, es fundamental que las entidades financieras comiencen a crear instrumentos para financiar la oferta y de esta manera generar el stock de viviendas suficientes para atacar el deficit habitacional actual”.