Ganancias e hipocresía

5 de diciembre, 2016

Ganancias e hipocresía

 

En un informe difundido ayer, Idesa plantea que “en Argentina se paga poco Impuesto a las Ganancias y se castiga a los pobres con altos impuestos al trabajo y al consumo”. Agrega: “Los países más ordenados tienden a generar la mayor parte de su recaudación en base al Impuesto a las Ganancias”. Aquí, sólo 20% de la recaudación proviene de ese tributo. “La contrapartida es una alta proporción de recursos generados con impuestos al empleo y al consumo. De los 32% del PIB de presión impositiva, 22% son generados a través de las cargas sociales –que operan como un impuesto al empleo asalariado formal– y 46% se explica por impuestos al consumo, fundamentalmente IVA nacional y a los Ingresos Brutos provinciales”, dice Idesa.

 

“En Argentina se beneficia a los que más ganan manteniendo bajo el Impuesto a las Ganancias y se castiga a los pobres pretendiéndoles cobrar impuestos por trabajar y por consumir. Las cargas sociales y los impuestos al consumo son más regresivos y distorsivos porque desalientan la contratación formal de mano de obra para la producción y pesan proporcionalmente más en los hogares de menores ingresos. De aquí que es de alta hipocresía sostener que se está a favor de los pobres, la igualdad y la inclusión, y a la vez convalidar la irracional estructura tributaria”, concluye Idesa.

 

Reformar la estructura tributaria es necesario, “pero asumir como prioridad cambios en Ganancias es un costoso desvío de los objetivos sociales”. Para inducir crecimiento con equidad, dice, hay que ir por otro camino.