Frenan la baja de tasas: títulos suben sin volumen

7 de diciembre, 2016

Frenan la baja de tasas: títulos suben sin volumen

 

por Luis Varela

 

En línea con lo que viene sucediendo en los mercados internacionales, el Banco Central de la República Argentina movió el joystick ayer, intentando ir llevando a las variables hacia una descompresión, orientando a los inversores para los objetivos monetarios de 2017 puedan cumplirse.

 

El cambio de estrategia de Federico Sturzenegger fue clarísimo: durante todo noviembre estuvo bajando medio punto porcentual por semana la tasa de interés testigo del mercado (lo que paga de renta por las Lebac más cortas, a 35 días de plazo) y ayer, en la primera licitación de diciembre, decidió abandonar esa baja y repetir lo mismo que pagó en el último llamado del mes pasado.

 

Efectivamente, por las Lebac a 35 días volvió a pagar 24,75% anual y por las letras más largas, a 287 días, el premio fue del 22,83%. El motivo del freno en el descenso fue completamente explicitado en el comunicado de la autoridad monetaria.

 

La baja de la tasa se suspendió esta semana porque la expectativa de inflación subió. En la medición realizada en el mes de octubre en cuanto a la inflación esperada para los siguientes doce meses el número marcado por los consultados había sido del 19,8% anual, pero en la medición realizada en noviembre ese mismo número dio 20,5% anual, 0,7 punto más.

 

Este freno en la baja de las tasas se dio el mismo día en el que los gremios estimaron que la inflación de noviembre fue del 1,6% y que en los últimos 12 meses la variación de los precios alcanza nada menos que el 41,6% anual.

 

Con tasa sostenida, con algunos brotes verdes en la economía y con mucho debate en el Congreso por el cúmulo de leyes a tratar, las restantes variables del mercado local actuaron con tendencia claramente positiva, aunque sin un volumen los suficientemente grande como para entender que este camino ascendente pueda continuar.

 

El primero en descomprimirse fue el dólar. El tipo de cambio oficial cedió dos centavos, hasta $ 16,13, mientras que el dólar blue achicó 10 centavos, hasta $ 16,18 pesos.

 

Este freno del dólar a nivel local estuvo en línea con lo que ocurrió en la región. El dólar estuvo mixto en Europa y firme en Asia, pero claramente a la baja en América Latina, con descensos tranquilizadores en México (a 20,379 mexicanos), Brasil (a 3,48 reales) y Chile (a 659,70 chilenos).

 

Con dólar tranquilo, lo único que está moviendo el amperímetro en el mercado es el blanqueo, con muchos inversores cambiando fondos de cuenta, o vendiendo papeles para hacerse de efectivo y terminar de juntar el dinero para realizar los VEPS que requiere la exteriorización de capitales.

 

Con ese movimiento, después de casi tres meses a la baja, los bonos argentinos lograron tener ayer un día de alivio: consiguieron un repunte promedio del 0,36% y con eso el riesgo país de Argentina volvió a ubicarse por debajo de los 500 puntos básicos.

 

El 68% de lo operado en bonos se transó en 5 títulos: AA17 tuvo el 27% del total de las operaciones, el AY24 concentró el 14%, el DICA el 11%, el DICP el 10% y el AA26 el 6%. Entre los resultados principales, hubo un salto del 33% para el bono ERJ17 y una suba del 2 al 3,6% para los bonos PMY24, L2DE7, PBM24, AA46, CO17, AA26, LTDM7, PARYD y PARY. Mientras que se registró una baja del 1 al 2,5% para los bonos BDEDD, TVPA, BDC20 Y TVYO.

 

El mundo de las acciones tuvo un resultado similar en todas partes: escasos volúmenes operados con precios en general hacia arriba. En el exterior el timón vino desde Wall Street con una suba del 0,2 al 0,5% para los índices de la Bolsa de Nueva York, con números positivos también en la región: la Bolsa de San Pablo ganó 2,1% y la de México avanzó 0,4%.

 

En la Bolsa porteña el volumen de negocios fue ciertamente magro: apenas 211 millones de pesos en acciones. Con esos pocos fondos, el 70% de lo operado en bonos se transó en 11 papeles: Galicia concentró el 11% de los negocios totales, Petrobras Brasil 9%, Pampa E. 8%, Tenaris 8%, Siderar 7% y Transener 6%.

 

Con esa estructura de negocios, hubo saltos del 2% al 7,3% para Metrogas, Transener, Santander, Irsa, Havanna, Cresud, Comercial Del Plata, Petrobras Argentina, Central Costanera, Garovaglio, Telefónica, Petrobras Brasil, Gas Cuyana, Aluar, Pampa Energía, Petrolera Pampa, Quickfood, Rosenbusch Y Mirgor. Y bajas del 2% al 4,5% para Morixe, Boldt, Colorín, Longvie y San Miguel. Mientras que los ADR argentinos que cotizan en Nueva York se repartieron entre subas del 1% al 4% para IRSA Inv., Petrobras Argentina, Pampa E, Cresud y Bunge; y bajas del 1% al 2,6% para Globant, Nortel, YPF y Telecom.

 

Los movimientos bursátiles estuvieron muy ligados a dos situaciones, la reunión de la OPEP que se hará en Viena, para terminar de abrochar el cierre de grifos petroleros y el momento en el que la Fed anuncie la suba de la tasa de interés. Con esos dos semáforos por delante, ayer el petróleo cedió a US$ 50,80 por barril, el oro bajó a su peor precio en diez meses, los metales básicos estuvieron mixtos y, una buena para Argentina: los granos volvieron a tener una nueva suba, tanto en Chicago como en Rosario.