En la industria maderera las ventas cayeron 30%

7 de diciembre, 2016

industria maderera

 

En los primeros diez meses del año las ventas en la actividad maderera cayó 33,1%, mientras que la comercialización de muebles retrocedió en ese lapso 29,3%. La producción de madera, por su parte, se contrajo 7,8% en los primeros tres trimestres del año y la de muebles el 12,3%, en ambos casos comparados con el mismo período del año precedente. Las perspectivas para 2017 señalan que ocho de cada diez empresas consultados en esta cadena “no espera una recuperación del nivel de producción”.

 

Los datos corresponden al primer informe del Observatorio de la Industria de la Madera y el Mueble (OIMyM), impulsado por la Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines (Faima), en alianza con INTI Madera y Muebles. El objetivo es recabar información relevante de la cadena foresto-industrial de la madera y el mueble, en este caso, presentando la evolución de las principales variables del sector a lo largo del año.

 

Por otra parte, el informe del OIMyM apunta a ser una “herramienta de mejora de la competitividad que permita a las empresas del sector tomar mejores decisiones”, y contribuye al fortalecimiento del diálogo del sector foresto industrial con las autoridades nacionales y provinciales, y con otros actores de la sociedad, destaca FAIMA.

 

Números duros

 

Entre enero y octubre la cadena de valor foresto-industrial registró una caída de ventas en torno al 30%. Los datos precisos de ventas relacionadas con madera aserrada y sus subproductos, en los que tiene relevancia el freno que se advierte desde hace meses en la actividad de la construcción, arrojó en los primeros diez meses del año una contracción del 33,1%, en tanto que las cifras de ventas de muebles, tuvieron un retroceso del 29,3%, presionadas la baja por la caída del consumo minorista.

 

En cuanto a la producción de madera aserrada y subproductos, el relevamiento registró una contracción del 7,8% en los primeros tres trimestres del año, mientras que la producción de muebles tuvo un retroceso del 12,3% en ese lapso. “Se espera que la tendencia se mantenga en el cierre del 2016”, señala el informe. En cuanto a las expectativas para el año próximo, el 80% de las empresas no espera una mejora de la producción.

 

El panorama se completa con un impacto negativo en la rentabilidad de las empresas, provocado por el incremento de costos. “Este escenario ralentiza las decisiones de inversión de las empresas de la cadena”, explica el estudio. No obstante, en un sector mano de obra intensivo como éste, la preservación del personal capacitado es clave, por lo que la mayoría de las empresas no han mostrado cambios en su dotación de empleados.

 

En el capítulo comercio exterior, entre enero y octubre las importaciones de madera y subproductos crecieron 12,8%, mientras que las de muebles lo hicieron en un 43,9%, pero descontando piezas y partes, el aumento fue del 25,7%.