El Presupuesto le costó a Vidal más de lo previsto

23 de diciembre, 2016

El Presupuesto le costó a Vidal más de lo previsto

 

La gobernadora bonanerense María Eugenia Vidal ya tiene Presupuesto. Más tarde de lo previsto. Y con un costo mayor al que tenía en sus cálculos preliminares. Costos políticos y fiscales que, la gobernadora y los miembros más importantes de su gabinete, negociaron en persona, arduamente. Con el Frente Renovador y con sectores del peronismo. Intendentes, sobre todo.

 

Durante la madrugada de ayer, la Cámara de Diputados sancionó la llamada ley de leyes y, también, la ley de Reforma Fiscal. Después de que el Senado le diera media sanción pasadas las 23, la Cámara baja la refrendó pasadas las 2 de hoy, con la presencia en el recinto de 81 de los 92 diputados, y el voto dividido del kirchnerismo. Ambos proyectos habían sido enviadas por la gobernadora Vidal a la Legislatura a mediados de octubre, pero su tratamiento se dilató por más de dos meses por los reclamos de diferentes sectores de la oposición, en especial de las distintas facciones del peronismo y del Frente Renovador. Estas fuerzas lograron una reducción del endeudamiento respecto del proyecto inicial, ya que bajó de 90 mil millones a 52 mil millones, además introdujeron un fondo para obras municipales, cobrar entrada para el ingreso a las salas de juego de la provincia y elevar la alícuota que pagan los bingos por Ingresos Brutos. En el proyecto aprobado se contemplan gastos por más de 522 mil millones de pesos, un endeudamiento por 52 mil millones de pesos y una suba de 36%en el impuesto inmobiliario.

 

Adhesiones

 

En el Senado, ambos proyectos obtuvieron el voto positivo de las bancadas de Cambiemos, el Frente Renovador, Peronista, PJ-NK, 8 de Enero y Justicialismo Bonaerense y el negativo del bloque del Frente para la Victori. En tanto, en Diputados, se sumaron a la iniciativa los legisladores del FpV Juan José Mussi, Karina Nazabal, Marcelo Torres, Marisol Merquel y Aníbal Regueiro, quienes votaron de manera diferenciada del resto de los kirchneristas. Allí se sancionaron con los votos de los diputados que integran los bloques de Cambiemos, el FR, el GEN, el Peronismo bonaerense, el FpV-PJ, el Peronismo para la Victoria-FpV y el Justicialismo Bonaerense. Su aprobación fue fruto de acuerdos parlamentarios entre el Gobierno, el espacio de Sergio Massa (que siguió atentamente desde el Congreso de la Nación los entretelones) y la colaboración de llamado Grupo Esmeralda, que integran intendentes peronistas que mantienen un diálogo más cercano con Vidal y más distante del núcleo duro del kirchnerismo.

 

Autoridades

 

Además, tal como había adelantado El Economista en la edición de ayer, se confirmaron las nuevas autoridades de Diputados. El loficialista Manuel Mosca quedó al frente del recinto, en reemplazo de Jorge Sarghini, del Frente Renovador, espacio que en esta oportunidad se quedó con la vicepresidencia, a cargo de Ramiro Gutiérrez. Más atrás en el organigrama quedaron el randazzista Marcelo Feliú; Leonardo Santiago, del GEN; y Patricia Cubría, militante del Movimiento Evita y pertenenciente al bloque Peronismo para la Victoria.

 

La distribución de estos cargos y las autoridades de comisiones, que mantendrán su vigencia hasta el 10 de diciembre del año próximo, también fueron negociaciones. El gobierno de Vidal había acordado anticipadamente la vicepresidencia con Massa, pero la confluencia peronista de las últimas semanas pretendió evitarlo. Finalmente, el cargo quedó en manos del massista Gutiérrez. Y el universo peronista votó dividido, aunque se prometió avanzar en la unidad del fragmentado universo de bloques para el año próximo.