“El PIB crecerá 3,5% en 2017: 2,5 por rebote y 1 por el agro”

2 de diciembre, 2016

“El PIB crecerá 3,5% en 2017: 2,5 por rebote y 1 por el agro”

 

Entrevista a Fausto Spotorno, Director del Centro de Estudios Económicos de OJF

En diálogo con El Economista, Fausto Spotorno, director del Centro de Estudios Económicos de OJF, dice que la inversión en maquinaria y equipo importada crece porque el tipo de cambio está atrasado y es barato adquirir esos bienes. Además, cree que la economía va a crecer 3,5% en 2017. “2,5 puntos será por rebote y 1 punto por el agro”, explica.

 

En la medición de la inversión de octubre que realizan ustedes sobresale una suba interanual de 9,3% en maquinaria y equipos. ¿Qué lectura hace?

Es razonable que esté subiendo. El fenómeno se da con fuerza en los equipos importados, que suben 11,6%. Eso ocurre en todos los sectores, con el agro a la cabeza. Esto responde al tipo de cambio, que está apreciado. Es más barato comprar afuera y es el momento para invertir en estas cosas.

 

¿Esta tendencia seguirá?

Mientras siga el tipo de cambio apreciado continuará creciendo.

 

Más allá de este brote, en el país invierte muy poco y está muy lejos de lo necesario. Se han esgrimido muchas explicaciones sobre eso. Desde la necesidad de esperar hasta después de las elecciones de 2017, el “costo argentino”, la conveniencia de poner la plata en tasa, la incertidumbre histórica del país. ¿Cuál le parece más convincente?

Recién ahora entraste a la cancha y el radar inversor para competir con los demás países. Antes no te consideraban. De ahí a ganar el partido hay un largo trecho.

 

¿Eso se aplica a la inversión extranjera?

Sí, pero a la local también.

 

¿Y al local qué lo retiene para no invertir?

Falta de plata, aunque depende de cada sector. ¿Más allá del acceso al financiamiento tras la solución de los holdouts? Sí, porque más allá de eso, solo acceden los grandes y no lo hacen a las tasas a las que acceden los extranjeros.

 

O sea que sólo invierte el que tiene caja, financiamiento o perspectivas de rentabilidad interesantes, como el agro…

Claro. De todas maneras, creo que hay una oportunidad grande los que ya están acá. Los que están afuera y no tienen negocios en Argentina van a esperar mucho antes de entrar. Los que ya están acá tienen oportunidades de crecer, y además no tienen la competencia de afuera y las perspectivas son positivas.

 

¿Le preocupa que no hayan aparecido los famosos “brotes verdes” o descontaba que eso iba a ocurrir?

Yo esperaba algo más de movimiento a esta altura del año, aunque no demasiado.

 

¿Mantienen la proyección para 2017?

Sí, vamos a crecer 3,5% y mantengo ese pronóstico. En 2016 vamos a caer 2,5%. O sea, una recuperación… Sí, 2,5 puntos será de recuperación más 1 punto del agro. La cosecha del agro va a crecer 10% aproximadamente. Eso impactará en términos directos y por el impacto en toda la cadena desde el transporte hasta la industria molinera.

 

Se ve desde hace un tiempo que el Gobierno más activo para dinamizar el nivel de actividad, y eso se acentuó en las últimas semanas. El gasto voló 51% en octubre y el BCRA bajó las tasas 2 puntos en noviembre. ¿Es acertado esto o es peligroso dado que todavía hay grandes desequilibrios?

Creo que el BCRA lo hizo porque las tasas estaban un poco excedidas. En términos reales, estaban un poco altas. Por eso flexibilizó. Tenía margen. Además, creo que por el “efecto Trump” y la caída de los bonos había un riesgo de que se generase una agujero de liquidez. El Gobierno no colocó deuda desde entonces, y ningún emergente tampoco. Si el Gobierno llegara a darse vuelta a buscar financiamiento en el mercado local, precisa que haya liquidez.

 

¿El BCRA más flexible estimulará la inflación, o todavía no?

Por ahora no.