El dólar, al ritmo de los vaivenes externos

2 de diciembre, 2016

dólares

 

La ruptura de la barrera de los $ 16 que tuvo el dólar esta semana, un valor récord que no registraba desde hacía nueve meses, fue impulsada por el fortalecimiento que viene teniendo el billete verde a nivel regional, según los analistas. Es decir, el alza del dólar se enmarca en el debilitamiento que vienen teniendo las monedas de los países emergentes frente a la divisa estadounidense tras el triunfo de Trump.

 

Durante noviembre, las monedas emergentes se devaluaron un 10% promedio frente a la divisa norteamericana luego de la victoria del republicano, con bajas del 9,1% para el peso mexicano, del 6,2% para el real y del 4,4% para el peso argentino. “Hay un contexto global de dolarización de carteras y salidas de capitales de los emergentes, y eso devalúa sus monedas”, explicó Martín Polo, economista Jefe de Analytica, a El Economista. Sin embargo, por el contrapeso de algunos factores internos –como la gran cantidad de dólares que entraron por el blanqueo–, el peso argentino fue el que menos se devaluó y por eso ahora se estaría “poniendo al día”.

 

Pero además de los factores externos, algunos analistas aseguran que también el recorte sostenido en las tasas de las Lebac a 35 días aplicadas en noviembre, de 200 puntos básicos, podría haber gravitado en la suba del dólar. La tasa de este instrumento pasó en el mes de 26,75% a 24,75% y según Polo la tendencia bajista continuará hasta terminar diciembre en un 23%. Los analistas creen que el BCRA bajó las tasas para que más cantidad de pesos vaya a la actividad económica real, pero muchos de esos pesos pudieron haber terminado en el dólar. Lo que ocurría antes del triunfo de Trump era precisamente lo inverso: había un movimiento de carry trade, es decir que se vendían dólares para tomar posiciones en pesos y apostar a la tasa real positiva de las Lebac. Más allá de todo esto, en el mercado consideran que el recorte de tasas sólo pudo haber generado “alguna demanda adicional de dólares”, pero no a gran escala.

 

Factores internos

 

Pese al impacto que provocó que el dólar pasara la barrera de los $ 16, los analistas desestimaron que la divisa vaya a subir mucho más este año y algunos hasta dicen que ya al canzó un techo: algunos pronósticos lo sitúan en entre $ 16,20 y $ 16,50 a fin de mes y otros, como el de Polo, lo ven bajando a $ 15,60.

 

Así, a nivel local la devaluación seguiría sin acompañar este mes el ritmo de depreciación de otras monedas de la región. Una causa de esto es que en las próximas semanas comenzarán las liquidaciones de divisas por las exportaciones de maíz, trigo y girasol, que vendrían con buenos precios y mayor volumen que el año pasado. Además, se estima que ingresarán muchos dólares por el blanqueo, ya que el 31 terminará la segunda etapa del régimen que permite pagar un impuesto especial del 10% (que luego pasa al 15%).

 

Por otra parte, el dólar encontraría un cierto freno en la necesidad de afrontar obligaciones propias de fin de año en moneda local, un fenómeno que se repite casi siempre sin modificaciones para esta época.

 

En este escenario, en el mercado sostienen que lo único que puede “neutralizar la estacionalidad local y mantener cierta presión al alza” del dólar son las expectativas de cambios importantes en el nivel de tasas en Estados Unidos.