El 17,3% de los jóvenes son “triple ni”

5 de diciembre, 2016

celulares jovenes generación z smartphones compras internet

 

A la ya conocida categoría “nini”, atribuida en Argentina a los 1.086.000 jóvenes de entre 18 y 24 años que no estudian ni trabajan, se suma ahora una nueva. Se trata de los jóvenes “triple ni”: no estudian, no trabajan y tampoco buscan empleo. En esta situación se encuentran 765.000 personas, la gran mayoría mujeres. El dato surge de un informe presentado por Adecco en el Instituto Nacional de Educación Tecnológica (Inet), que señala como uno de los obstáculos principales para la inserción de los jóvenes en el mercado de trabajo el desfase entre la educación que reciben y las competencias que demandan las empresas.

 

El informe, elaborado por el sociólogo Martín Padulla, de la empresa de recursos humanos internacional Adecco, toma datos de la OIT para señalar que en la Argentina hay 4,4 millones de jóvenes de entre 18 y 24 años, de los cuales el 24,6% no estudia ni trabaja y el 17,3% suma un no más a la lista: tampoco busca empleo. De las 765.000 personas que quedan bajo esa categoría, 589.000 son mujeres y 176.000 varones.

 

Si bien el informe no presenta un análisis de género, es de esperar que muchas de esas mujeres “triple ni” sean madres adolescentes que no salen a buscar trabajo porque tienen a su cargo hijos u otros familiares. “Este perfil de personas no pueden acceder a intervenciones más tradicionales que se hacen para incorporar a los jóvenes al mercado laboral”, opina Gala Díaz Langou, directora del Programa de Protección Social de Cippec.

 

Por otro lado, la dificultad de los jóvenes para insertarse en el mundo laboral tiene estrecha relación con sus trayectorias educativas. Según Padulla, si bien en los últimos años se vio un incremento de la matrícula escolar, sigue siendo baja la retención en el sistema. Sólo el 43% de los jóvenes termina en tiempo y forma la escuela y uno de cada tres repite alguna vez durante los dos primeros años.

 

Según precisó, es claro que la probabilidad de inserción laboral en un empleo formal aumenta entre 20% (mujeres) y 30% (varones) cuando finalizan los estudios formales, acceden a una experiencia formal o participan en un curso de formación profesional.

 

Para Padulla, quien además es director del portal especializado en mercado laboral Staffingamericalatina, si bien en el país existe legislación que regula pasantías y se han desarrollado programas que apuntan a fomentar la capacitación e inserción laboral de jóvenes “falta integrar una red robusta que multiplique estas prácticas en todo el país”. Según datos del Inet, el 63% de las empresas tiene interés en hacer prácticas profesionalizantes, pero sólo el 30% alguna vez participó en una.

 

Una encuesta hecha por Adecco a jóvenes, el principal obstáculo (67%) para encontrar trabajo es la falta de experiencia laboral previa. Al mismo tiempo, el 76% de los consultados manifestaron que les han pagado en negro en algún trabajo. De hecho, 6 de cada 10 jóvenes argentinos con trabajo se encuentra en la informalidad y sólo hay 470.800 que tienen un trabajo decente.