Dólar firme, tasas negativas y títulos de mayor a menor

12 de diciembre, 2016

dólar billete divisa moneda tasa

 

por Luis Varela

 

Los mercados del mundo enfrentan en los próximos días un panorama con ingredientes tan contrapuestos que los cazadores de ganancias tendrán que estar con el ojo atento.

 

Mañana y pasado (13 y 14 de diciembre) se reúne la Reserva Federal de EE.UU.. Siete de cada diez analistas esperan que la Fed suba la tasa de préstamos a un día del 0,5 al 0,75% anual (hace un mes ocho de cada diez esperaban esa suba). Esta tasa es por préstamos overnight, de un día para el otro, pero de alguna manera ese costo orienta la tasa larga, a diez años, determinada en realidad por el mercado con compras y ventas de bonos.

 

Esta tasa ya se disparó, hace unos meses estaba en el 1,4% anual y el viernes llegó al 2,47%. Mientras esa tasa testigo se expandió un punto hacia arriba en EE.UU., la tasa larga promedio mundial pasó al 2,88%. Y la tasa larga Argentina subió de 6,3 a 6,92%. Con esto, puede decirse que seguirá habiendo crédito pero será cada vez más caro. Esta semana llega otro paso decisivo: entrará al Senado argentino el proyecto de ley para reformar Ganancias (y modificar una serie de otros impuestos) votado por la oposición en Diputados. Tributaristas de todos los colores dicen que el proyecto opositor no ayuda, sino que complica.

 

Luego, dentro de tres semanas, a partir del 1° de enero, los países miembros de la OPEP (Organización de Países Petroleros) restringirán la oferta de crudo. De ahí que el barril se haya empinado de nuevo: ya casi muerde los US$ 52, su precio más alto de los últimos dieciocho meses.

 

Después, el 20 de enero Donald Trump asumirá como Presidente de EE.UU. Su idea es cerrar la economía norteamericana y aumentar el gasto para generar más actividad interna. Para esto, está reuniendo un gabinete que viene casi todo de Wall Street, todos muy ricos, multimillonarios. No es el círculo rojo. Es híper rojo, carmesí. Buscará dar impulso con menos impuestos. Claramente va a subir la inflación.

 

¿Cómo han reaccionado los mercados frente a ese dominó de situaciones? Veamos:

 

La situación económica global es un poco más tranquilizadora. El Banco Central Europeo aplicó esta semana una nueva política y logró apagar el incendio en varios bancos. Frente a eso los clásicos activos de refugio se desinflaron. La onza de oro acaba de ceder; desde el máximo del año de US$ 1.365 hasta US$ 1.159, el menor precio en once meses. Y la onza de plata está haciendo un recorrido similar al del metal amarillo pero más atenuado: de US$ 20,57 bajó a US$ 16,81.

 

Con China mejor y con EE.UU. que impulsando dándole al fuelle de la obra pública, los metales básicos, en cambio, están en un gran momento. La tonelada de cobre saltó hasta su mejor nivel en diecinueve meses. El aluminio está en el mejor precio en veinte y del níquel subió a su mejor valor en dieciocho.

 

Siempre que suben las tasas y mejora el dólar, las commodities bajan, pero los granos por ahora están firmes. El trigo está en US$143, defendiéndose en el piso. El maíz subió hasta US$ 138, el tope del semestre y la soja llegó a US$ 381, también el tope de los últimos seis meses.

 

Muchos se preguntan si puede seguir esta tendencia. La suba de la tasa de los bonos de EE.UU. está alterando el movimiento de todo el tablero. Con bonos largos estadounidenses rindiendo 2,5% anual, muchos tenedores de otros bonos cambian de posición.

 

En medio de este movimiento, que castiga a todos los bonos mundiales, los bonos argentinos siguen arrastrándose por los mínimos de los últimos seis meses. Los precios contado de algunos papeles ya han bajado 12% en los últimos cien días, por lo que el riesgo país de Argentina se entonó de nuevo, colocándose al borde de los 500 puntos básicos.

 

Obviamente, ese traspaso a bonos de EE.UU. está fortaleciendo al dólar. Esta semana el billete verde subió fuerte contra el yen 1,5%, la libra 1,2%, el euro 1% y contra el yuan 0,7%. En Argentina el movimiento fue también alcista, pero menos: el billete subió 0,6%, con el dólar oficial llegando a $ 16,19 (récord) y el blue a $ 16,30. Pero, de hecho, el peso se está hundiendo contra otras monedas más que contra el dólar: esta semana estuvieron muy firmes el euro, el real, la libra esterlina, el chileno y otras monedas.

 

Y debe decirse que, mientras el dólar sube en Europa y Asia, baja en América Latina. Esta semana el dólar cedió 2,8% en Brasil (de 3,4538 a 3,378 reales), 2,2% en Chile (de 670 a 651 pesos) y bajó 1,2% en México (de 20,63 a 20,38 mexicanos).

 

Con ese marco, las Bolsas de todas partes acaban de tener una gran semana. La mejor de todas fue Frankfurt: pudo subir nada menos que 6,6% y ahora está arriba del agua en lo que va de este año. La Bolsa de Madrid trepó 6,5% (pero todavía está en rojo en lo que va de 2016). México trepó 5,3%, Wall Street estuvo plagado de sonrisas, con el Nasdaq avanzando 3,6% y el Dow Jones subiendo 3,1%, igual que el Nikkei de la Bolsa de Tokio. A las Bolsas sudamericanas no les fue tan bien: Santiago de Chile mejoró 1,6%, Buenos Aires 1,50% y San Pablo creció apenas 0,3%. Medido en dólares el índice Merval no se mueve desde hace noventa.