Argentina año verde: rueda de negocios partida en dos

28 de diciembre, 2016

dólar billete divisa moneda tasa

 

por Luis Varela

 

En el cierre de un año muy difícil, los argentinos vienen suplicando desde hace meses por la llegada de los esperados brotes verdes y ayer, un día después de que el Presidente echara de su cargo al virtual ministro de Economía, ocurrió un escenario verdaderamente de Argentina año verde: el dólar ni se movió, las tasas estuvieron quietas y los títulos argentinos, tanto acciones como bonos, terminaron con subas sostenidas, y sobre todo muy sólidas en los últimos minutos de operaciones.

 

Efectivamente, la rueda de negocios estuvo virtualmente partida en dos, con tendencias en general negativas entre las 11 y las 16 horas, pero con un clima decididamente positivo en la última hora de transacciones, con creciente cantidad de órdenes de compra, muchas de las cuales no pudieron ser realizadas y –de no haber novedades en contrario– deberían poder concretarse en los primeros negocios de hoy.

 

El total cambio de escenario, de una rueda negativa a una posición muy optimista, estuvo ligado a una condición principal, y a algunos datos secundarios que también generaron ánimo entre los inversores. La noticia que, sin dudas, generó una ola de optimismo fue el anuncio de parte del ministro de Hacienda y Finanzas expulsado, Alfonso Prat- Gay, de los números que está mostrando el blanqueo de capitales.

 

El funcionario despedido dio una conferencia de prensa junto al titular de la AFIP, Alberto Abad, y confirmaron que a horas del cierre de la segunda etapa del blanqueo (termina el 31 de diciembre, con el pago de una multa del 10%) se lleva acumulada una exteriorización de nada menos que unos 90.000 millones de dólares. “Ya tenemos un billón de pesos de argentinos que decidieron acogerse a la exteriorización. Ya son 235 mil las declaraciones juradas, lo que supera ampliamente cualquier blanqueo que conozcamos en la región, incluidos los de Chile”, sostuvo Prat Gay. Conocida esa cifra, la abulia del mercado local empezó a ser abandonada. Los teléfonos, que estaban completamente mudos, empezaron a recibir pedidos.

 

Pero, además de la buena nueva del blanqueo, ayer también se dio otro elemento vital. Tras el feriado del lunes en EE.UU., los principales granos repuntaron este martes hasta más de 4% en el mercado de Chicago dejando atrás varias jornadas con pérdidas. La soja avanzó 2,6% a US$ 372,86 la tonelada, mientras que el maíz subió 2,7% a US$ 139,76 y el trigo trepó el 4,1% hasta US$ 150,47. Los granos fueron favorecidos por preocupaciones sobre el clima en Argentina y EE.UU., pero de todos modos los analistas descuentan que tendremos cosecha récord y con estos precios los ingresos para el Fisco también serán muy importantes.

 

Computado lo del blanqueo (todavía falta la etapa tres, en la que se espera por lo menos el 30% más de recaudación), el precio de los títulos argentinos se dio vuelta. Los bonos bajaban cerca de 0,5% y terminaron el día con subas de hasta el 2%. La Bolsa perdía casi 1% y terminó 1,7% arriba del cierre del lunes. Y el dólar estuvo completamente planchado. El oficial cerró a $ 15,83, con una leve baja, muy ofrecido en medio del blanqueo, y el blue también cedió, hasta $ 16,77. Pero debe hacerse notar que la relación del peso contra otras monedas sigue hacia arriba: el euro terminó a $ 16,28, el real a 4,76 y la libra a 19,08.

 

Los analistas estiman que una vez terminado diciembre y concluida esta oleada de blanqueadores, el dólar oficial volverá a colocarse por arriba de los $ 16 pesos, por lo que consideran que este momento es una oportunidad de compra. Los expertos indican que Argentina todavía sufre un persistente problema inflacionario. Y, frente a eso, el titular del BCRA, Federico Sturzenegger resolvió mantener inalterada la tasa de las Lebac más corta, en 24,75% anual, pero subió en algunas décimas la tasa de la Lebac más larga, hasta 22,97% anual.

 

Justamente este nivel de tasa era el foco de la discusión que trenzó a Prat- Gay contra casi todo el equipo económico. Ayer, nada menos que Mario Blejer concluyó que la idea de bajar más la tasa era equivocada. Había que empezar a recortar el gasto: y la decisión de Macri, de quitar de la cancha a un keynesiano como Prat- Gay, y traer a un administrador de detalles como Nicolás Dujovne fue mirada con aprobación por muchos expertos en macroeconomía.

 

Más allá de esta visión, todavía restan muchos interrogantes. Ayer se difundieron muchos datos negativos sobre la evolución de la economía local (la actividad económica volvió a caer, y más, 4,7% en octubre, la producción de las pymes industriales cayó 5,5% en noviembre y Caló hizo sentir su preocupación por despidos y suspensiones en la UOM). Debe hacerse notar, también, que el nivel de operaciones en títulos públicos argentinos es un desierto: ayer se transaron apenas 3.566 millones de pesos en renta fija, casi la mitad de lo habitual, y el 58% de esa cantidad se hizo en el bono AA17, un papel que le permitirá a los blanqueadores tardíos seguir blanqueando en enero-marzo con una multa de sólo 10%.