“La tasa libre de riesgo en pesos ahora es de 18%”

4 de octubre, 2016

“La tasa libre de riesgo en pesos ahora es de 18%”

 

En su informe semanal, difundido ayer, Miguel Kiguel opinó sobre la emisión del Bonte 21, ocurrida la semana pasada y a través de la cual el Gobierno colocó $ 50.000 millones a cinco años a una tasa fija en pesos del 18,2%. “Algo así era impensado no sólo hace un año o más, sino incluso hace apenas algunas semanas.

 

Fue un gran éxito para el Gobierno, por el monto y por la tasa, que le permite continuar consolidando su estrategia: completó prácticamente las necesidades financieras del 2016, se avanza en la dirección correcta haciendo ‘liability management’ de los balances del BCRA y el Tesoro, se volvió a alargar la curva en pesos a tasa fija y se sigue consolidando la baja en las expectativas de inflación”, dijo Kiguel. “Fue también entonces un éxito para el BCRA, dado que esta emisión muestra que existe credibilidad en la política antiinflacionaria que está llevando adelante. Alargar plazos de vencimiento y emitir en moneda local a tasa fija permiten construir una curva soberana en pesos a largo plazo. Países de la región como Perú se fondean en moneda local a 40 años a tasas menores al 7%. Tomará tiempo, pero es posible”, añadió Kiguel.

 

“Las implicancias para el crédito local van a ser muy positivas. La tasa libre de riesgo en pesos a partir de ahora es de 18%. El costo del crédito productivo y al consumo tendrían que desplomarse en los próximos meses. Y si así no fuera, la próxima oleada de emisión de empresas en los mercados internacionales podría ser en pesos. Bienvenida la competencia”, concluyó.

 

Más voces

 

Un colega de él, también muy solicitado y que pide off the record, complementa y dice que “el mercado apuesta a que la desinflación va a ser exitosa”. Según sus cálculos, en lo que va del año el total de emisiones de títulos públicos denominados en pesos asciende a nada menos que $143.000 millones.

 

“El Bonte 21 representa el 35% de ese total mientras que el total de emisiones a tasa de interés fija y no ajustable por inflación representa 63%. Con estas nuevas colocaciones y la anunciada del bono en euros para esta semana el programa financiero del Gobierno en 2016 no requeriría nuevas fuentes de financiamiento”, añade.

 

“El hecho de que el Gobierno haya sido capaz de captar el equivalente a US$ 3.300 millones en bonos a tasa fija en pesos a cinco años es un dato muy interesante, puesto que muestra que el mercado apuesta a que el proceso de desinflación será exitoso. De hecho, en las experiencias de otros países emergentes que atravesaron por procesos inflacionarios similares al argentino, el tiempo necesario para comenzar a emitir deuda en moneda local a tasa fija a cinco años fue muchísimo más lento que los escasos nueve meses que le ha llevado a Argentina concretar una emisión de ese tipo. Además, las tasas a las que colocó la deuda el Gobierno muestran que las expectativas de inflación del mercado son todavía algo superiores a las establecidas por las metas, pero la diferencia no es muy grande”, explica.