En los últimos años el costo laboral creció más que la productividad

31 de octubre, 2016

Trabajo Industria

 

Según un informe de la consultora PwC, durante el período 2004-2015 el costo laboral promedio por empleado creció más que la productividad laboral, que fue incluso decreciente en algunas actividades. Sólo tres sectores que no representan una parte sustancial de la actividad económica nacional mostraron una tendencia auspiciosa: pesca, intermediación financiera y transporte. En este marco, y de cara al desafío que enfrenta la Argentina de aumentar de manera sostenida y estable su tasa de crecimiento del PIB per capita, los investigadores consideraron que “el estudio de la productividad laboral es relevante dado que su evolución impacta directamente sobre la competitividad de los sectores y, al final, de la economía como un todo”.

 

Del estudio, realizado a partir de datos oficiales, se desprende que sólo para el año 2010 la mayoría de los sectores se encontró en una situación donde coincidió un aumento en la productividad laboral con caídas en el costo laboral por unidad de producto. Por otra parte, el 2014 fue el año en el que la mayor cantidad de sectores mostró, al mismo tiempo, caídas en el costo laboral por unidad de producto.

 

Por fuera de estos casos, la consultora indicó que en la mayor parte de los años considerados se observó que las variaciones en el costo laboral por unidad de producto resultaron positivas, lo que significa que el costo salarial promedio por empleado creció más que la productividad laboral, siendo esta última, en muchos casos, incluso negativa.

 

Cuando se observa la productividad laboral por sector se encuentra que a lo largo del período contemplado hay sólo tres ramas de actividad que han mostrado una tendencia creciente: pesca, intermediación financiera y transporte, almacenamiento y comunicaciones, ramas que sumadas representan el 12% del empleo registrado total y el 11% del PIB de Argentina. Se evidencia que “los sectores más dinámicos en términos de mejora de la productividad laboral no representan, en conjunto, una parte sustancial de la actividad económica agregada”.

 

En el otro extremo, hubo cinco ramas cuya tendencia fue decreciente: explotación de minas y canteras, construcción, hoteles y restaurantes, actividades inmobiliarias y suministro de electricidad, gas y agua. En los casos de agricultura, ganadería, caza y silvicultura; industrias manufactureras y comercio, la productividad laboral mostró elevada variabilidad entre años, pero terminó prácticamente igual al nivel inicial en 2004.

 

Los investigadores plantearon también un análisis por intervalos de tiempo, aislando los períodos 2004-2007, 2008-2011 y 2012-2015, que pueden asociarse a períodos presidenciales. De aquí se desprendió que sólo un sector logró compensar el aumento de los costos salariales con aumentos de productividad entre los años 2004-2007 (intermediación financiera) y ninguno pudo hacerlo en el período 2008-2011. En el último intervalo, hubo tres sectores que lograron, vía aumento de productividad, compensar el aumento del costo laboral promedio: agricultura, pesca y actividades inmobiliarias. Por su parte, el sector de la construcción vio reducido su costo por unidad de producto, pero debido a una contracción en el costo salarial real promedio.

 

“Más allá de algunos sectores puntuales y para períodos acotados, los costos laborales por unidad de producto han ido en aumento en Argentina, en buena medida porque los aumentos de productividad han sido exiguos y no lograron compensar los aumentos en los costos laborales promedio”, concluyeron desde PwC.

 

El informe hace hincapié en la industria manufacturera y señala que, poniendo en relación las variaciones en el costo laboral por unidad de producto y las variaciones en las cantidades exportadas en el complejo de Manufacturas de Origen Industrial (“MOI”) se observa que la evolución de ambas variables se comportan “en espejo”. “Una caída del 1% en el costo laboral por unidad de producto está asociada a un incremento en las cantidades exportadas de 1,13%”, precisaron.

 

En este sentido, desde PwC consideraron que “mejorar la productividad (de los sectores de la economía resulta sumamente importante para un país de ingresos medios como es Argentina. En especial, de aquellos sectores que puedan tener efecto derrame sobre otros sectores, como podría ser el sector de manufactura industrial”.