Mercados con un día vibrante, a pura acción y reacción

28 de septiembre, 2016

Mercados con un día vibrante, a pura acción y reacción

 

por Luis Varela

 

Los mercados de aquí, allá y todas partes vivieron ayer una clásica rueda de acción y reacción. Hubo grandes temas que impactaron sobre el humor de los inversores y las variables actuaron en consecuencia.

 

El elemento más importante fue el resultado del primer debate entre Hillary Clinton y Donald Trump. Casi todos los analistas dieron ganadora por puntos a la candidata demócrata y el efecto que tuvo esto sobre los negocios fue inmediato.

 

Hubo menor temor a una inesperada victoria del tumultuoso candidato republicano y, con eso, hubo un repunte en el precio de los bonos norteamericanos y una rueda positiva, con subas del 0,6 al 1% en los índices de la Bolsa de Nueva York.

 

En paralelo con eso, los resquemores por la falta de apoyo al Deustche Bank en Alemania generaron movimientos cambiarios, debilitando al euro y en alguna medida también al franco suizo contra el dólar. E, inesperadamente, la libra esterlina tuvo su mejor día desde el Brexit.

 

Donde también se observó un gran alivio por el debate presidencial norteamericano fue en México, porque el precio del dólar se desplomó, al bajar de 19,90 pesos hasta 19,40 (para la economía azteca es muy importante que Trump no llegue a la Casa Blanca).

 

En territorio africano, mientras tanto, más precisamente en Argelia, no hubo acuerdo entre los países vinculados a la OPEP y, en consecuencia, el precio del crudo giró en U, y volvió a bajar, terminando a US$ 44,60 dólares por barril.

 

Por perder el primer round con Hillary, se generó un clima positivo en casi todos las commodities y tranquilidad en los metales preciosos, que con Trump en la mira eran tomados como refugio. Ayer bajaron levemente las onzas de oro y plata, y estuvieron firmes casi todos los metales básicos, salvo el cobre que tiene problemas de stock en China.

 

Con el petróleo a la baja, la Bolsa de Buenos Aires tuvo buen volumen de negocios, pero los precios no lograron levantar cabeza. A media rueda llegaron a perder más de 1% y finalmente terminaron casi sin cambios, al tiempo que hubo una suba del 0,6% en la Bolsa de San Pablo y del 1% en la Bolsa de México.

 

Entre los papeles argentinos, como siempre, hubo ganadores y perdedores. Se anotó un salto del 3 al 7% para Metrogas, Grimoldi, Ausol, Costanera, Domec, Garovaglio, Caputo, Agrometal, Siderar y Transener. Y una baja del 1 al 2,8% para Quickfood, Indupa, Pampa, San Miguel, Casado, Morixe, TGN, Molinos, Edenor, YPF y Telecom.

 

Luego de conocerse el acercamiento de Argentina a EE.UU. por el tema blanqueo, los bonos argentinos se afirmaron, con un leve incremento. En línea con eso hubo un alza del 2 al 6,6% para los bonos RNG23, AA19, BAO17 Y TVY0. Y una baja del 0,3 al 0,6% para los bonos AD16, DIY0, BPMD Y AJ17.

 

Con todo ese escenario, y con los precios de los granos repuntando en Chicago y en Rosario, la cotización de la carne en Liniers volvió a apuntar hacia arriba. Y sorprendió Sturzenegger desde el Banco Central al abandonar la línea bajista en las tasas de las Lebac. Ayer no movió las tasas: dejó la tasa corta en 26,75% anual y mantuvo la larga en 24,02%.

 

Frente a esto, el precio del dólar terminó casi sin cambios, con el oficial en $ 15,48 y el blue en $ 15,78. Según se dijo en el mercado, la firmeza de los precios en varios sectores, la presión por nuevas paritarias y un dólar llegando a los $ 16 pesos y la tapa de los diarios hicieron que Reconquista 266 volviera a frenar la baja de tasas, a pesar de que el Indec informó que julio tuvo la mayor contracción económica en catorce años, mientras el Ejecutivo sigue tomando deuda y la balanza comercial sigue mejorando, con un superávit de US$ 705 millones en agosto.

 

¿Puede extenderse mejor clima que están mostrando los papeles argentinos en las últimas ruedas? Ayer algunos operadores mostraron cierta preocupación. Indican que los números del rojo fiscal siguen preocupando. Y se conoció también que el Gobierno vuelve a buscar financiamiento esta semana. Emitirá un bono en pesos a tasa fija, con vencimiento en 2018, y Letras en dólares a 120 días, con un interés del 3,06%. Para el bono en pesos, los interesados deberán presentar en la licitación una oferta sobre la tasa que quieren que paguen estos títulos. En agosto ya hubo una licitación similar y la Secretaría de Finanzas convalidó entonces una tasa de 22,75% anual.

 

Como dato de fondo positivo, ayer mostró un fuerte incremento de casi 4% el Bonar 19, un título en línea con el bono que debe ser comprado hasta el viernes para participar en el blanqueo con el bono a 3 años con tasa cero. Con este tipo de movimiento empieza a confirmarse que los blanqueadores entrarán recién a última hora.