La construcción empieza a reaccionar

30 de septiembre, 2016

La construcción empieza a reaccionar

 

Los números duros todavía muestran una contracción de la actividad pero en el sector hay entusiasmo. La caída del 3,7% que muestra el Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (ISAC), elaborado por el Institituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) resulta un dato alentador en comparación al desplome que mes a mes exhibía el sector desde principios del año. Para encontrar un registro tan bajo hay que remontarse a enero pasado, el primer mes tras la andanada de medidas oficiales que impactaron en la demanda y el nivel de actividad.

 

Si bien en los primeros ocho meses del año el retroceso de la construcción llegó al 12,8%, la relativa mejora que mostró la actividad en agosto (-3,7%) contrasta con caídas del 23,1% y 19,6% en julio y agosto respectivamente.

 

Esta mejora se explica en parte por cierta recuperación en las obras del sector privado, dado que en agosto la superficie autorizada por permisos de edificación aumentó 19,3% respecto del mes anterior y 1,8% comparado con agosto de 2015. Pero especialmente la mejora viene por la reactivación de las obras públicas –viales, vivienda, agua saneamiento– que tuvieron dos primeros trimestres del año en que las obras estuvieron virtualmente paralizadas por falta de pago a los contratistas y las quejas de éstos por el impacto en la inflación. El Gobierno resolvió el tema poniendo al día los pagos y disponiendo un mecanimismo de redeterminación de precios que colocó en carrera nuevamente a los contratistas de la obra pública.

 

Según el ISAC el consumo de asfalto en agosto frente al mismo mes del año anterior registró un avance del 25,3%, mientras que cemento portland mejoró el 6,8% y hierro para hormigón, si bien tuvo una baja, ciertamente, desaceleró la caída. “En agosto la construcción se contrajo apenas 3,7% interanual, después de 4 meses cayendo a tasas promedio de 20% interanual”, señala al respecto un informe de la consultora LCG. Y aclara que “la mejora se mantuvo en línea con el anticipo que habían mostrado los despachos de cemento”.

 

LCG destaca la mejora del ISAC, a pesar de que obra pública nacional no termina de arrancar (-17% interanual real en agosto), sin embargo, “el fuerte crecimiento de demanda de asfalto (25% interanual, revirtiendo la baja del 24% interanual promedio del trimestre previo) y de hierro para hormigón (desaceleró 5% la caída anual, a 15% internual) indicarían una incipiente recuperación de la obra pública, prolongando la recuperación de la construcción”.

 

Los rubros más relacionados con la construcción privada también mejoraron. Además de cemento (7% de incremento) también se fortaleció la demanda de placas de yeso (+7%), pintura (+5%) y sanitarios (+2%), asociados directamente a la construcción de vivienda. “Teniendo en cuenta que esperamos que el gasto de obra pública comience a crecer en los próximos meses la construcción debería comenzar a estabilizarse”, concluye LCG.