Ganadores y perdedores del acuerdo OPEP

30 de septiembre, 2016

Ganadores y perdedores del acuerdo OPEP

 

Toda decisión económica genera beneficiados y perjudicados, y la decisión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de recortar su producción de crudo para estabilizar la oferta y estimular el precio del barril no es la excepción.

 

Entre los ganadores, se anotaron los países productores de petróleo con abultados déficit, con Venezuela y Arabia Saudita entre sus principales exponentes. Hasta ahora, con la caída del crudo, sus exportaciones, mayormente concentradas en el petróleo, se habían visto gravemente afectadas, tras lo cual debieron incrementar sus subsidios, al mismo tiempo que convivían con sueldos altos –heredados de los años anteriores de expansión–. Ahora, esperan que ocurra el ciclo inverso.

 

Asimismo, los países productores de crudo no integrantes de la OPEP, con Estados Unidos y Rusia a la cabeza, también se verán beneficiados ya que podrían ver crecer el precio del crudo pese a no tener que recortar su producción y verían su cuota en la oferta global petrolera crecer. No obstante, los países no OPEP serán invitados a la reunión de la organización en noviembre en Viena, y podrían sumarse al acuerdo.

 

Los productores de shale, en Estados Unidos y en el resto del mundo, en tanto, también se verán beneficiados dado que con mayores precios, tendrán mejores posibilidades de progresar en el desarrollo de sus yacimientos, que demandan niveles altos de inversión.

 

Los perjudicados

 

En tanto, entre los perdedores, se anotan los países importadores de energía, que tendrán que desembolsar sumas más grandes para abastecerse, y los consumidores de naftas derivadas, quienes podrían sufrir un incremento en los precios de los combustibles.

 

¿Y en Argentina?

 

En el país, el impacto es más heterogéneo. Por un lado, como país importador, Argentina se verá perjudicado en tanto abastecerse de energía será más caro. Asimismo, las naftas podrían subir en el futuro a medida que las petroleras vean el precio de su materia prima ir hacia arriba, con el consecuente impacto sobre los usuarios.

 

En cambio, las petroleras productoras de petróleo y gas en el país –así como las que están desarrollando Vaca Muerta– recibirán un alivio en sus cuentas y en la rentabilidad de sus proyectos. Además, los gobernadores de las provincias petroleras recibirán más regalías si el crudo crece a partir del acuerdo, y la conflictividad –con más actividad– podría amainar en los sindicatos.

 

Para el Ministerio de Energía y Minería, finalmente, una menor brecha entre el precio internacional y el local le facilitará en parte quitar o reducir el barril criollo.