“Estamos viendo brotes verdes en muchos sectores de la economía”

30 de septiembre, 2016

“Estamos viendo brotes verdes en muchos sectores de la economía”

 

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, afirmó ayer que “estamos viendo brotes verdes en muchos sectores de la economía”, instó a elevar la productividad y la competitividad y aseguró que “la posibilidad de que podamos enterrar para siempre el populismo se acerca más a una realidad concreta”. Hizo las declaraciones en el marco de la Conferencia Anual de Fiel, que se realizó ayer.

 

“Hay sectores que dejan de caer y empiezan a recuperarse, y eso que estamos comparando con los meses anteriores a las últimas elecciones, en las que el Gobierno anterior decidió quemar las naves”, señaló en el discurso inaugural del evento.

 

El funcionario sostuvo que “para que esto se haga sostenible y el país pueda crecer durante 20 años a 4% anual, y lograr una disminución radical de la pobreza, tenemos que hacer las cosas diferentes”.

 

“Hay que terminar con el populismo, porque fue el populismo el que nos hizo caer en estos valles y después en alguna elección provocaba picos de crecimiento que no eran sostenibles en el tiempo y que incrementaban la pobreza”, agregó.

 

Frigerio consideró que “este es el principal desafío, que tiene que ver más con valores que con cuestiones estrictamente económicas: Argentina tiene que apostar a un proyecto de largo plazo que no se termine en la próxima elección, que vaya más allá de los intereses políticos y partidarios de turno”.

 

Luego remarcó que “lo que creció en estos últimos años no fue el Estado, que encontramos desmantelado, inexistente, incapaz de llevar adelante políticas públicas”. Según el ministro, “el gasto público llegó al nivel más alto de la historia, y tuvimos que recuperar el Estado y a la vez dar alivio fiscal a la gente y a las empresas”.

 

“Eso tiene que ver con la productividad y la mejora de la competitividad, que no tiene que estar únicamente vinculada con los precios relativos sino a la competitividad sistémica”, evaluó. Frigerio añadió que la inflación “era una responsabilidad estrictamente del Estado y la encaramos con la política fiscal y monetaria, como hace el 99% de los países que no tienen inflación”, a la vez que incluyó entre las funciones estatales la infraestructura social, la mejora de recursos humanos y la lucha contra la corrupción.

 

Detalló también los avances en el fortalecimiento de las instituciones, con medidas como la Ley de Acceso a la Información, “que va a generar transparencia en los actos públicos” y la negociación en el Congreso de la reforma electoral, “primera parte de una ambiciosa reforma política”.

 

Frigerio subrayó, además, el cuidado a los sectores más vulnerables, a través de políticas sociales como la implementación de la AUH, el fin de la “estafa” del Estado con los jubilados y la decisión de devolver el IVA a los productos de la canasta básica y de multiplicar por ocho el seguro de desempleo, congelado durante diez años.

 

Otro punto resaltado por el ministro fue el federalismo. “Frente a un país unitario, donde el Gobierno concentró como nunca los recursos y el poder para someter políticamente a provincias y municipios, por primera vez en la Historia se firmó un acuerdo por el cual el Gobierno no se queda con recursos de las provincias, sino que los devuelve”.

 

Frigerio puso de relieve, asimismo, como principal activo de la gestión gubernamental la “recuperación de la confianza del mundo en Argentina, que se había dinamitado”, con medidas como la salida cepo, la resolución del default y la baja de impuestos.

 

“Arrancamos con las retenciones a las economías regionales porque pensamos que son las que nos van a permitir traccionar al resto de la economía y eso ya se ve en la inversión récord en el campo y el sector agroindustrial, que está siendo la locomotora de la recuperación”, aseguró el ministro.

 

Luego remarcó que “la mayoría de los empresarios y de los potenciales inversores del mundo saben que estamos en el buen camino, que nuestros propósitos son nobles y tenemos las mejores intenciones para con nuestro país”.

 

Sin embargo, admitió, “sabemos que hay dudas que se pueden concentrar en la pregunta ‘¿después de Macri, qué? ¿Volvemos a lo mismo o realmente podemos confirmar el rumbo y mejorarlo?’”.

 

“La Argentina está ante una posibilidad inédita, que es la de continuar en el tiempo en un camino adecuado. Si logramos que en octubre de 2019 se discuta quién es el mejor para llevar adelante el proceso de cambio que se inició el 10 diciembre del año pasado, independientemente de quien gane la elección, habremos podido dejar en claro que esta vez este crecimiento va a ser diferente”, concluyó el ministro.