Con más volumen, los títulos argentinos pegan otro salto

29 de septiembre, 2016

Con más volumen, los títulos argentinos pegan otro salto

 

por Luis Varela

 

Mientras el Indec hacía que el mundo girara los ojos hacia Argentina al informar que casi 4 de cada 10 personas que viven en este país son pobres o indigentes, el precio de los bonos y de las acciones locales lograron negocios por montos muy importantes y precios en algunos casos sin precedentes.

 

Los bonos argentinos lograron un volumen de negocios de nada menos que $ 4.521 millones y la Bolsa de Buenos Aires alcanzó un llamativo monto operado por $ 432 millones en acciones, dejando a los operadores sorprendidos por la cantidad de pedidos que venían llegando. Los títulos públicos lograron un nuevo avance de precios del orden del 0,4% promedio.

 

La sorpresa más significativa estuvo en el panel de acciones, donde el índice Merval de papeles líderes anotó una suba del 2,48%, convirtiendo al recinto bursátil porteño, otra vez, en el líder de crecimiento mundial de precios. Esta notable suba, con gran volumen de negocios en 25 de Mayo y Sarmiento obedeció a varios factores, tanto externos como internos.

 

El motor principal fue el petróleo. Ayer concluyó una nueva reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), esta vez celebrada en Argelia, y allí finalmente se decidió reducir la producción de crudo a 32,5 millones de barriles por día desde los actuales 33,24 millones de. Ese cierre de grifos determinó que el barril subieron nada menos que 5,8%, de US$ 44,60 a U$S 47,20, a pesar de registrarse la cuarta reducción de inventarios en EE.UU.

 

También llevó alguna tranquilidad al mundo una novedad informada por el Deutsche Bank AG: vendió su negocio británico de seguros Abbey Life a Phoenix Group Holdings como parte de su campaña para reducir activos no esenciales, en un esfuerzo por tranquilizar a los inversores ansiosos y satisfacer las demandas de los reguladores. Esto hizo que las acciones del Deutsche repuntaran 2%, luego de haber caído en las últimas semanas de US$ 17,36 a US$ 10,55 (ayer cerró a US$ 10,77).

 

De igual modo hubo soplidos de alivio entre los inversores de riesgo una frase emitida por Charles Evans, uno de los 12 presidentes de los bancos regionales de la Fed, quien afirmó que “el débil crecimiento, el envejecimiento de la fuerza laboral y la pobre productividad podrían dejar a la economía de Estados Unidos con tasas de interés bajas en los próximos años”. Y junto con eso el titular del Banco Central Europeo, Mario Draghi, ratificó que “las tasas bajas en la eurozona son necesarias pese a las objeciones de Alemania”.

 

Debe recordarse que los mercados tuvieron ayer la segunda rueda, después de que Hillary Clinton venciera a Donald Trump en el primer debate por el camino hacia la Presidencial del 8 de noviembre. Y con eso, mientras Buenos Aires saltaba 2,5%, la Bolsa de Nueva York mejoró entre 0,2 y 0,6%, con una suba del 1,7% en la Bolsa de San Pablo y del 0,7% en la de México.

 

A nivel local, además del gran sostén petrolero, debe decirse, también, que los papeles privados fueron muy impulsado porque el Ministerio de Energía y Minería dispuso que el Ente Nacional Regulador de la Energía (ENRE) inicie el proceso de Revisión Tarifaria Integral de las empresas de transporte de energía eléctrica.

 

Entre el petróleo y la tarifa eléctrica, ayer hubo fiesta en las empresas del sector, con un salto del 4 al 9% para Costanera, Transener, Minetti, Boldt, YPF, Tenaris, Central Puerto y Petrobras Brasil. Y una baja del 1 al 3,3% para Grimoldi, Rosenbusch, Morixe, Mirgor y Carboclor. Algunas empresas están siendo citadas para que expliquen a qué se debe el gran aumento anotado en los últimos tiempos, y por ahora vienen diciendo desconocer los motivos de la excesiva demanda.

 

De igual modo debe decirse que el mercado bursátil actuó más cómodo después de la reestructuración de deuda que hizo Impsa, y ayer se conocó otro canje voluntario de ON: Inversora Eléctrica de Buenos Aires (IEBA), controlante de la Empresa Distribuidora de Energía Atlántica (Edea), finalizó la reestructuración de su deuda financiera por US$ 135 millones que vencía el año próximo, con una adhesión de 91,31% del total de los titulares de sus Obligaciones Negociables.

 

Todo este movimiento en los títulos se dio con un dólar tranquilo en Europa y firme en Asia, pero debilitándose en América Latina, con bajas en Brasil y Chile. Pero en Buenos Aires el billete verde volvió a subir ocho centavos, con el oficial en $ 15,56 y el blue en $ 15,76. Y con el euro trepando también fuerte, hasta $ 17,223 en el oficial, en un nuevo récord histórico.

 

El único punto oscuro del día tuvo que ver con el blanqueo. Mañana vence el primer plazo para adherirse al bono a 3 años y casi no hay anotados. La AFIP y los bancos, argentinos y norteamericanos, están mandando cartas a los tenedores de activos, pero los blanqueadores no aparecen.