En abril la industria cayó 6,7%

1 de junio, 2016

En abril la industria cayó 6,7%

Poco a poco, y a medida que transcurren los meses, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) está normalizando las mediciones y entrega informes con cifras más acordes a las percepciones de los ciudadanos de a pie respecto de la economía. Ayer el organismo oficial difundió los datos que surgen del Estimador Mensual Industrial (EMI), que incluye indicadores clave para ver el desempeño que tiene la industria manufacturera en su conjunto, así como los principales sectores productivos en particular. El último EMI se había presentado en noviembre pasado, a partir de datos de octubre de 2015.

 

Destacado Construccion

Según los datos que surgen del Estimador Mensual Industrial, la actividad manufacturera registró en abril de 2016 una baja del 6,7%, respecto al mismo mes del año anterior. Se profundizó, de este modo, una tendencia a la menor producción de bienes que arrancó el año con un incremento interanual en enero de 1,5%, seguido de una suba marginal de 0,2% en febrero, para pasar luego al signo negativo durante el tercer mes del año (-3,8%) y en abril registró un fuerte retroceso de 6,7%. En el acumulado de los primeros cuatro meses del año, la retracción de la industria llegó al 2,4%.

 

Fernando Cerro, director técnico del Indec, explicó que el EMI “es un estimador de la oferta de bienes industriales”, esto es una medida de la producción en distintos sectores, y enfatizó que “desde 2004 hasta ahora no se pueden validar las cifras históricas”. Tomando como año base al 2004, sólo se han podido reconstruir hasta el momento los números de 2015 y ahora la estimaciones de cuatro meses de 2016.

 

Cerro aclaró que “no hay serie desestacionalizada” porque para eso se necesitan por lo menos cuarenta y ocho mediciones y hoy sólo se pueden dar por válidas las de 2004, 2015 y 2016. En este contexto, Jorge Todesca, titular del Indec, consideró que “los datos del EMI hay que leerlos considerando también las expectativas de las empresas” para el futuro.

 

Lluvia y más lluvia

 

“El nivel de actividad del mes de abril se vio significativamente afectado en algunos rubros industriales por la inusual cantidad de días de lluvia que marcaron un récord histórico en la zona central y litoral del país, tanto por la persistencia como por la cantidad de agua precipitada, paralizando el normal desenvolvimiento de los procesos productivos”. En este contexto, los sectores más afectados por los factores climáticos fueron la actividad de la construcción y las actividades relacionadas con la agroindustria, en particular los productos cárnicos y lácteos, así como la molienda de cereales y oleaginosas.

 

 

En el acumulado de los primeros cuatro meses del año, la retracción de la industria llegó al 2,4%.

 

Como ejemplo, vale recordar que la elaboración de carnes rojas exhibió en abril un desplome del 11,5% respecto al mismo mes del año anterior, mientras que en el acumulado de los tres meses previos la disminución era del 4,2%. Esto se explica porque las inundaciones durante abril afectaron la cadena cárnica tanto a nivel de producción como en transporte. Como resultado, destaca el Indec, los frigoríficos dispusieron de “una menor cantidad de hacienda para faena”. Algo semejante ocurrió con la actividad de molienda, ya que las inundaciones afectaron la cantidad y calidad de la cosecha, “condicionando la disponibilidad de granos para su procesamiento industrial”.

 

Destacado Construccion II

Los sectores con mayores caídas en abril fueron lácteos (-20,9%), bebidas (-178%), carnes rojas (-11,5%), y carnes blancas (-9,9%), entre los productos agropecuarios. Por su parte, los rubros relacionados con la construcción registraron un desplome en abril del 23,6% en el caso del cemento, caídas del 16,9% en acero crudo, y 6,3% en aluminio primario. Apenas se salvó de los números negativos el vidrio, que avanzó 17,4%. Por su parte, la industria automotriz retrocedió en abril el 17,4%.

 

Expectativas para arriba

 

Una novedad en este informe es que se incluyó una encuesta cualitativa, realizada a las más de 250 empresas consultadas. Al respecto, llama la atención que a pesar de los números negativos que arrojó el EMI, la percepción generalizada es de un horizonte más o menos despejado a futuro. “Hay expectativas estacionarias”, enfatizó Cerro, al ser consultado acerca de los datos que surgen de la encuesta cualitativa.

 

El 86,3% de los encuestados cree que mayo tendrá un ritmo estable a nivel de demanda interna, en tanto que el 78,4% de las empresas no advierte cambios significativos en la utilización de la capacidad instalada en mayo respecto de abril, mientras que 14,7% prevé una suba. Así, apenas un 6,9% anticipa una baja en la capacidad instalada. La estabilidad también toca al mercado de empleo, por cuanto el 96,1% de las compañías no avizora cambios en su dotación de personal y 87,3% no ve modificaciones en las horas trabajadas.

 

En cuanto al comercio exterior, el 75% de las firmas exportadoras estima que tendrá un ritmo estable durante mayo, y 80,4% cree que habrá un ritmo estable en las importaciones de insumos, comparados con abril. Respecto de la región, el 79,4% no espera cambio en las exportaciones a los países del Mercosur y 13,4% pronostica un incremento.

 

Dejá un comentario