Un año bisagra para las pyme industriales

19 de mayo, 2016

Un año bisagra para las pyme industriales

Escasas veces en la historia reciente, encumbrados funcionarios del Gobierno y hasta el propio Presidente pronunciaron tantas veces y en tan poco tiempo la palabra pyme. El declamado apoyo al sector incluye medidas específicas para pequeñas y medianas empresas, con líneas crediticias a tasas reales negativas, incentivos fiscales y facilitación de trámites para el sector. Un cambio de tendencia positivo pero en un escenario en el que el desarrollo de los negocios se ve limitado por los vaivenes de la macroeconomía.

 

En esta línea, el Indice de Confianza Empresaria pyme, elaborado por la Fundación Observatorio pyme (FOP), destaca durante el primer trimestre de 2016 “una percepción deteriorada” de los industriales pyme en comparación a la coyuntura del año anterior. Sin embargo, “la confianza futura presenta una fuerte mejora respecto de la última medición de 2015”. De este modo, la entidad concluye que “si bien el desempeño actual del segmento no es bueno, los empresarios se muestran muy optimistas de cara al futuro”.

 

Entre las variables relevadas, el documento señala que durante el primer trimestre del año (comparado con el último trimestre de 2015), las pyme industriales registraron una reducción del 4,5% en sus ventas (en cantidades) y una baja marginal a nivel de ocupación (-1,2%) contrastado contra el período enero-marzo del año pasado. La caída en las cantidades vendidas es menor aún (-1,6%) si se comparan los datos en forma interanual.

 

En cuanto a los precios de venta de sus bienes, las empresas encuestadas sostienen que se incrementó en 12,9% entre octubre-diciembre de 2015 y enero- marzo de 2016, un alza que prácticamente duplica a la del trimestre previo. Hay que aclarar, no obstante, que este desempeño “refleja en buena parte los efectos de la devaluación de diciembre último”.

 

Estos y otros datos surgen de la Encuesta Coyuntural FOP, un relevamiento trimestral que la Fundación elabora desde 2004. Para este estudio se encuestó a 400 pyme (en una muestra estadísticamente representativa) durante el mes de abril de 2016.

 

Perspectivas

 

Uno de los aspectos novedosos es que pese a la mirada relativamente preocupante sobre la actualidad, las pequeñas y medianas industriales prevén un futuro mejor. “Si bien el 70% de las firmas sufrió una disminución de su rentabilidad en el primer trimestre de 2016, el 58% de los industriales pyme espera que su rentabilidad mejore en el próximo año”, asegura FOP. En promedio los consultados señalan que la rentabilidad retrocedió 6,6% en el primer trimestre respecto del último de 2015.

 

En este marco, se advierte una “leve desaceleración” del ritmo de crecimiento de los costos salariales, mientras que hubo “una fuerte aceleración del alza de los insumos de producción de las pyme industriales”.

 

En cuanto a las ventas, un tercio de las empresas consultadas espera aumentarlas en el próximo trimestre, en tanto que otro tercio prevé una reducción. Entre los exportadores, uno de cada cuatro pyme esperan una caída de los volúmenes comercializados y un tercio cree que aumentarán.

Dejá un comentario