Se perderían 4 M/t de soja por lluvias

Las inundaciones provocaron daños irreversibles en los cultivos en gran parte del país

22 de abril, 2016

Inundaciones

Con el paso de los días se empiezan a conocer las primeras estimaciones en relación a las consecuencias de las graves inundaciones que afectaron a las provincias de Santa Fe, Entre Ríos y Córdoba. Para la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, se perderán 4 millones de toneladas de soja, lo que representa una caída del 6,7% en relación a la proyección de la semana pasada y una baja interanual en la producción del orden del 7,9%. De esta manera, se espera alcanzar un total de 56 millones de toneladas en la campaña actual, unos 4,8 millones de toneladas menos de la campaña anterior, cuando se obtuvieron 60,8 millones de toneladas de producción.

Según el informe de la Bolsa, las regiones más comprometidas son el centro- este de Entre Ríos, el centro- norte de Santa Fe y el Núcleo Norte, pero también están muy afectados sectores del Núcleo Sur y del centro- norte de Córdoba, principales puntos sojeros del país que en igual período del ciclo previo se encontraban próximas a duplicar el avance actual de la cosecha.

En este contexto, las pérdidas de superficie de oleaginosa se originaron por anegamiento o por abandono de lotes afectados por hongos, ya que “los problemas en la calidad de los granos en algunos casos son tan extremos que no justifican la recolección”, explicó, y detalló que “en la periferia se relevaron extensas regiones con importantes mermas de rendimiento, que son las que explican en mayor medida el actual recorte de producción”.

Asimismo, la entidad señaló que las bajas en el rendimiento inicialmente previsto están vinculadas al “desgrane de vainas y a la merma en el peso en los granos, y a las pérdidas en el cabezal y de grano liviano, que se observará al ingresar las cosechadoras a los campos”.

Por otra parte, el informe indicó que los descensos de área y de rinde “irán incrementándose a medida que la cosecha continúe demorada, y es por ello que aún no se pueden descartar mayores recortes sobre la actual proyección de producción nacional”.

Sin embargo, destacó que hay sectores de Buenos Aires, La Pampa y Córdoba que aún mantienen posibilidades de finalizar la campaña con rendimientos excepcionales. “En estas zonas la cosecha también se encuentra demorada debido a las malas condiciones climáticas de las últimas semanas, pero pese a esto, las lluvias acumuladas fueron de menor magnitud y la calidad o pendientes de sus suelos permitió un mejor y más rápido drenaje de los excesos hídricos”, concluyó.