Nubarrones en el sector externo

En el primer trimestre el saldo comercial arrojó un déficit del US$ 381 millones. Mejoran las exportaciones en cantidades y caen los precios internacionales.

27 de abril, 2016

Barco exportaciones

Por Carlos Boyadjian

La balanza comercial se mantuvo en terreno negativo al cabo de los primeros tres meses del año, aunque el dato positivo es que se redujo de manera importante el déficit de las cuentas comerciales externas. Según el último informe de Intercambio Comercial Argentino que difundió ayer el Indec, el resultado negativo entre exportaciones e importaciones mejoró un 67%, al pasar de –US$ 1.184 millones en el período enero-marzo de 2015– aUS$381 millones en el primer trimestre de este año.

Pese al incremento de las cantidades exportadas, la caída de precios internacionales y el mayor volumen de bienes importados, permiten entender el desempeño final que tuvo el sector externo. El informe del Indec asegura que en el primer trimestre del año “el aumento de 3% en el valor de las exportaciones se explicó por un crecimiento de 20% en las cantidades que compensó la caída de 14% de los precios”.

Tomando los datos de marzo, el último mes relevado, se incrementaron tanto las exportaciones que llegaron a US$ 4.452 millones (+1,6% internual) como las importaciones (US$ 4.719) respecto del mes de febrero. Así, volvió a registrarse un saldo negativo en marzo de US$266 millones, cambiando el signo del superávit marginal que había arrojado febrero (+US$84).

Cuadro I

 

Mirada experta

Los analistas coinciden en afirmar que el primer trimestre marca el final de un proceso de adecuación de los actores económicos vinculados al comercio exterior, respecto de las normativas. “Estamos viviendo un momento muy particular en materia de comercio exterior, por la crisis de nuestro principal socio y comprador, Brasil, pero por otro lado, es el momento en que debería impactar el cambio en el sistema de administración de comercio exterior, al pasar de las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importaciones (DJAI) al Sistema Integrado de Monitoreo de Importaciones (SIMI)”, asegura Miguel Ponce, director del Centro de Estudios para el Comercio Exterior del Siglo XXI.

Destacado IPor su parte, un informe de la consultora Ledesma sostiene que “en el tercer mes de 2016, los valores y cantidades exportadas siguieron estando muy apalancadas por lo que hemos dado por denominar “efecto salida” del esquema de restricciones y controles de cambio”. El informe explica que esto se debió a la “concreción de operaciones de exportación de productos agroindustriales, principalmente derivados industriales de la soja, que habían sido retrasadas a fines de 2015 a la espera de la modificación de las alícuotas de los Derechos de Exportación y la corrección cambiaria asociada a la salida del CEPO”.

Consultado sobre los datos del sector externo, Marcelo Elizondo, titular de la Consultora DNI, aseguró que “nos estamos perjudicando por el efecto Brasil (la desaceleración económica y caída de la actividad industrial) y los precios de los productos agropecuarios no están beneficiando como hace algunos años”. No obstante, el experto agrega que “el comercio exterior debería tener resultados un poco mejores, hay una leve recuperación pero todavía está débil”, señala.

Justamente, la situación de Brasil explica gran parte de lo que ocurre con las exportaciones industriales. Al respecto, cabe señalar que las manufacturas de origen industrial “ disminuyeron 22%, producto de la baja en las cantidades y en los precios de 17% y 6% respectivamente”. Elizondo apunta que no sólo sufre el sector automotriz, que sin dudas, es el más afectado, pero también las exportaciones de plásticos, químicos, algunos aparatos, y ciertos productos de la industria metalmecánica.

Insectos Soja 032
Por los problemas en la cosecha y la crisis en Brasil, será difícil revertir la tendencia de este año.

Perspectivas

Más allá de las cifras difundidas, es claro que la tendencia del sector externo en el año parece estar consolidada. Mauricio Claverí, analista de comercio exterior de abeceb. com proyecta para este año “un escenario de déficit”, con un sector agropecuario que finalmente será el que traccione, “pero en un año en el que habrá un impacto tan fuerte de Brasil que será difícil aumentar mucho la exportación”. En este contexto, considera que las exportaciones van a crecer más que las importaciones pero, aún así, no podrá eliminar el déficit. “En 2015 tuvimos un déficit de US$ 3.000 millones y para este año estimamos que será en torno a US$2.000 millones”, pronostica Claverí.

La mirada de Ponce es un poco más optimista. “Imagino un superávit comercial, calculo que estará en un nivel de exportaciones un poco menor que el año pasado y un nivel de importaciones más elevado. Con eso el superávit comercial estará entre US$2.000/2.500 millones”. Pero como no hay certezas, agrega: “Ya con que tengamos superávit me contentaría”. “Esperamos que el saldo comercial sostenga el signo negativo durante el presente año”, concluye, por su parte, el informe de Ledesma. Basado en un mal desempeño esperado para Brasil, el menor volumen de cosecha de soja, la situación aún crítica de buena parte de las economías regionales del interior y la contracción interanual de los precios internacionales de nuestros principales productos de exportación. Así, “el escenario más probable para 2016 es el de caída de los valores exportados, más allá de lo señalado para el primer trimestre”.