Las lluvias siguen firmes y crecen las pérdidas

Pronóstico desalentador.

26 de abril, 2016

Inundaciones

En un abril que va camino a convertirse en el más lluvioso de los últimos cincuenta años, la situación de los productores agropecuarios se agrava cada vez más con el avance del agua sobre los campos de gran parte de la región agrícola del país.

En Santa Fe, se perderán cerca de 8,7 millones de toneladas de soja, 15% de la cosecha, valuadas en $ 31.500 millones, lo que significa unos US$ 2.100 millones menos de divisas para liquidar, según datos de Agricultores Federados Argentinos (AFA). Para el gobernador de la provincia, Miguel Lifschitz, el fenómeno ocasionará “miles de millones de pesos de pérdidas en el sector productivo”. “Lo que nos preocupa hoy por hoy es el efecto de las lluvias en los aspectos económico y social, ya que tenemos 18 de los 19 departamentos afectados con agua arriba de la superficie”, explicó, al tiempo que aseguró que “esta problemática se traslada directamente a los trabajadores que dependen del sector rural”, dado que 363 localidades desarrollan la actividad agropecuaria. Para Lifschitz, hay $100 mil millones “que deberán invertirse en la reconstrucción de caminos”, y estimó que eso “representará un enorme esfuerzo financiero para la provincia”.

En Formosa, las lluvias tampoco dan tregua. Pese a que el gobierno provincial firmó con el Ministerio de Agroindustria un convenio de ayuda económica por $17 millones y declaró la emergencia agropecuaria, en lo que va del año ya se perdieron 653.766 cabezas de ganado bovino pertenecientes a unos 4.631 pequeños y medianos productores de la región, de acuerdo con un informe del Ministerio de Producción local. Las zonas más afectadas se encuentran en los departamentos de Pirané, Pilagá, Formosa, Laishí; y las localidades de Güemes, Belgrano y sus colonias del departamento Patiño. Las bajas –indica el informe– están vinculadas a la “mortandad de animales, venta forzosa, disminución de peso, descenso de los porcentajes de preñez, baja de la oferta forrajera y pérdida de la capacidad productiva”.

Por su parte, los cultivos de mandioca y batata registraron descensos en su producción superiores al 80%, mientras que en el caso del algodón ya alcanzó el 50% en las explotaciones pymes. Asimismo, los sectores forestal y apícola “han sufrido pérdidas en su producción en un 57%”, dijo el Ministerio.

En el caso de La Pampa, ayer, en el marco de una reunión de la Comisión Provincial de Emergencia y Asistencia Agropecuaria, los departamentos de Realicó, Chapaleufú y parte del Maracó fueron declarados en emergencia agropecuaria por el Ministerio de la Producción. Al encuentro asistieron distintos eslabones de la cadena productiva, como representantes de Federación Agraria Argentina (FAA), Sociedad Rural Argentina, INTA Anguil, Banco de La Pampa, Banco Nación, Asociación Agrícola Ganadera y Cooperativas Agropecuarias de Alta Italia y de Embajador Martini. Según trascendió, en estos días aparecerá el decreto correspondiente para comenzar a ejecutar la normativa, que implica “una prórroga en el pago del impuesto inmobiliario de 150 días en el caso de declaración de emergencia, y de 240 días en el caso de desastre agropecuario, y si el decreto es homologado por Nación, habilita a la provincia a pedir fondos al Gobierno Nacional para solventar temas relacionados”, explicó el director de Agricultura, Carlos Ferrero.

En las últimas horas, el Servicio Meteorológico Nacional emitió un alerta en el que indicó que con el ingreso de aire frío se prevén nevadas que podrían extenderse al llano de la provincia de Mendoza y a las zonas serranas de San Luis y Córdoba, especialmente en las altas cumbres. Además, el organismo pronosticó heladas intensas para hoy en la región patagónica y para el miércoles en gran parte de la zona central.