Las claves para tener una red de innovación

Los negocios siempre fueron una actividad de redes y Argentina tiene la suya, integrada por emprendedores exitosos de los ’90.

26 de abril, 2016

Las claves para tener una red de innovación

Por Federico Ast (*) y Leandro Margulis (**)

Los negocios siempre fueron una actividad de redes. En Silicon Valley, el negocio de la tecnología está controlado, en buena medida, por un grupo conocido como Paypal Mafia. Su origen se remonta a fines de los ‘90, cuando dos emprendedores, Peter Thiel y Elon Musk, sellaron un acuerdo para fusionar sus dos empresas en Paypal.

En ella trabajaron muchas de las personas más influyentes de Silicon Valley. Después de Paypal, Thiel fue uno de los primeros inversores de Facebook, fundó una empresa multimillonaria de seguridad llamada Pallantir Technologies y hoy maneja uno de los fondos más importantes del valle. Musk creó la empresa de automóviles eléctricos Tesla, la de viajes espaciales SpaceX y la de energía solar SolarCity. En Paypal también trabajaron Reid Hoffman, creador de LinkedIn, y Steve Chen y Chad Hurley, cofundadores de YouTube. Otra de las personas más influyentes de Silicon Valley, aunque no forma parte de la Paypal Mafia, es Marc Andreessen, fundador de Netscape, que hoy dirige uno de los fondos de venture capital más importantes.

Argentina también tiene su propia red, integrada por ex emprendedores exitosos de fines de los ‘90, los días de la burbuja de Internet. Wenceslao Casares creó el broker online Patagon a fines de esa década, que fue vendido en una cifra millonaria al BBVA de España. Hoy vive en Silicon Valley, aunque sigue activo como inversor en startups argentinas. Marcos Galperin y Hernán Kazah crearon MercadoLibre a fines de los ‘90. La empresa fue comprada parcialmente por eBay y luego hizo un IPO en el Nasdaq. Andy Freire (hoy en el GCBA) y Santiago Bilinkis crearon Officenet, vendida a Staples.

El capital acumulado por estos emprendedores exitosos se recicla dentro del sistema de las startups a través de nuevas inversiones. Casares y Galperín son inversores ángeles en distintos proyectos. Kazah creó el fondo de venture capital Kaszek, que tiene inversiones en toda la región. Freire y Bilinkis son socios en el Company Builder, Quasar Ventures.

Espacios creativos

Espacio Bitcoin es un lugar de encuentro creado por la comunidad de empresas de bitcoin de Argentina. Nació a fines de 2012, por iniciativa de Casares, fundador del banco de bitcoin Xapo en Silicon Valley. En Espacio Bitcoin se organizan reuniones de programadores y otros interesados en esta nueva tecnología que promete revolucionar las finanzas.

Franco Amati es uno de los fundadores de Bitcourt, un servicio de certificación de contratos sobre la blockchain, la red distribuida de computadoras que subyace al bitcoin. Tiene sus oficinas en Espacio Bitcoin.

“Descubrí el bitcoin en 2011. Me interesó por la criptografía. También por el tema político”, cuenta Amati, que se define como anarquista. Algunos de los libros de la biblioteca de la sala de reuniones son un manual de Criptografía Aplicada y Oro Digital.

Lugares como este hay docenas en Silicon Valley. Las startups nacen en estos lugares de encuentro de gente con ganas de aprender y de emprender, usando alguna nueva tecnología para resolver viejos problemas. El Homebrew Computer Club de San Francisco fue un club de aficionados a las computadoras personales en la década del 70. Allí se inspiraron Jobs y Wozniak para diseñar la primera Apple.

Espacios como este prácticamente no existían en Buenos Aires antes de la década del ‘90. Es que pocos aspiraban a carreras emprendedoras. El ideal profesional era hacer una carrera gerencial en una corporación. “Veinte años atrás, casi no se hablaba de los emprendedores”, comenta Silvia Torres Carbonell, histórica directora del Centro de Entrepreneurship de IAE Business School y actual secretaria del Ministerio de Modernización, Tecnología y Desarrollo Emprendedor. “Pero a finales de los ‘90, con el boom de Internet, ser emprendedor se convirtió en una opción de carrera deseable”.

Esos dos o tres jóvenes que se conocen en alguna reunión en algún meetup (como llaman a las reuniones) en Espacio Bitcoin empiezan a pelotear la idea de emprender juntos. Empiezan trabajando por las noches y los fines de semana. Con financiamiento de sus propios ahorros y con algún préstamo de amigos o familiares desarrollan un prototipo y quizá consiguen algunos primeros clientes.

(*) Economista, filósofo y periodista especializado en empresas tecnológicas. @federicoast

(**) Ingeniero en sistemas y desarrollador de negocios en Silicon Valley y mercados emergentes. @leanmarg