Fraga: “Se terminó la luna de miel”

El analista político hizo una radiografía de la situación política del país en la era Macri

29 de abril, 2016

Fraga: “Se terminó la luna de miel”

Ante la particular situación que atraviesa el Gobierno, una oposición que avanza con la Ley antidespidos, protesta de las cinco centrales obreras en conjunto, un mes con la inflación alta, el analista político Rosendo Fraga realizó en el programa televisivo El Economista TV un balance acerca de los puntos que debe fortalecer Macri y las causas de este período.

Para Fraga, al Gobierno “se le terminó la luna de miel”, término que expresa la “tolerancia” de la población frente a un nuevo Presidente. “Son períodos que duran meses, que lo apoyan quienes los votaron y un tercio de los que no” argumentó el analista ante la consulta del conductor Juan Radonjic y agregó, “atrás de esto hay un dato de la economía que lo explica, habría sido el peor mes de inflación desde 2002, creó una situación de política diferente en la que el Gobierno debe repensar algunas de sus estrategias políticas” y justificó el fin de la “luna de miel” se expresó en el resultado de la votación en el Senado del pasado miércoles y la protesta de hoy de las centrales obreras.

Rosendo Fraga

Con el objetivo de crear mayores facilidades para gobernar, el oficialismo “debe pensar si no tiene que ampliar su coalición de Gobierno de manera permanente”. En el Senado con los gobernadores y en Diputados con el massismo, “si va a estar negociando ley por ley te vas a complicar”, sostuvo Rosendo Fraga. En referencia a las tres sesiones más importantes que hubo en el año, dos por los holdouts, y el tratamiento de la emergencia ocupacional en la Cámara Alta que expuso un panorama muy distinto.

En cuanto a la relación del Gobierno y las CGT, el consultor político explicó que “el sindicalismo percibió que hay una situación de malestar social y quiere capitalizarla, pero no busca un choque con el Presidente, es más una presión para ir a negociar que una ruptura”. Consideró además que la situación social es “el verdadero talón de Aquiles del Gobierno”. Y, aunque las medidas sociales que se tomaron son “conceptualmente correctas” les faltó mayor explicación, “las iniciativas son buenas, pero han ido más lento que el problema”.

Por último, se refirió a la situación de Brasil y la del país con los escándalos de corrupción: “hay una tendencia mundial y regional, más algunos problemas locales particulares con una Justicia más protagonista, pero una situación política interna distinta a la de Brasil”.