Este año no es el mejor para los acuerdos

En las primarias republicanas todos se juntan contra Trump.

26 de abril, 2016

Donald Trump

La actual temporada electoral de Estados Unidos es atípica, y sobre todo, en el campo republicano.

Para sorpresa de todos los analistas políticos, Ted Cruz y John Kasich sellaron un acuerdo que tiene como objetivo frenar la candidatura de Donald Trump.

El acuerdo consiste en que Kasich no hará campaña en Indiana donde se realizan las primarias el 3 de mayo mientras que Cruz se compromete a no hacer actividad proselitista ni en Nueva México ni en Oregon. Lo relevante allí es la primaria de Indiana en la cual se eligen 57 delegados y todos se los adjudica aquel candidato que gane aunque sea por un solo voto. A cambio de esa concesión de Kasich, Cruz perderá terreno en los otros estados pero que son menos relevantes porque en ellos rige un sistema de representación proporcional y por lo tanto, en ningún caso, Trump puede obtener muchos delegados.

De esta manera, Cruz y Kasich pretenden que los votos se concentren en uno de ellos y que Trump no obtenga delegados en Indiana porque de ganar allí estará muy cerca de reunir los 1.237 delegados necesarios para obtener la nominación.

Cruz y Kasich sostuvieron al anunciar el acuerdo que ahora esperan que los votantes entiendan la importancia de su decisión y la acompañen. Como era de esperar, Donald Trump salió a cuestionar duramente el acuerdo desde el punto de vista político pero también con ataques personales a sus firmantes (ver página 18).

Las consecuencias

Los analistas políticos discrepan sobre los efectos que tendrá el acuerdo. Para algunos puede ser efectivo pero la mayoría considera que no producirá el efecto deseado. Este año hay un fuerte sentimiento contrario al establishment político tradicional y este acuerdo es una clara expresión de las componendas políticas que la sociedad rechaza. Parece también un acto defensivo y de desesperación. A su vez, los votantes de Cruz que tiene posiciones muy radicalizadas poco tienen que ver con los de Kasich que es un moderado y por lo tanto nada asegura que se comporten como quieren que lo hagan los firmantes del acuerdo.

Pero en definitiva serán los votantes los que den su veredicto. Y una de las primeras señales se conocerá hoy mismo en las primarias de varios estados del este. Si Trump gana por más margen del que anticipan las encuestas, será un mensaje de rechazo al acuerdo. Si gana por las diferencias previstas o menores aún, Cruz y Kasich podrán respirar aliviados.