El IPC ya tiene fecha: 15 de junio

Medirá solo CABA y GBA. Se publicarán los precios promedio relevados para una serie de productos y la inflación subyacente

12 de abril, 2016

Indec EMAE IPC desempleo

(Por Facundo Matos Peychaux)

El nuevo índice de inflación que elabora el Indec tiene fecha de debut: 15 de junio. Así lo anunció el director del Indec, Jorge Todesca, en una conferencia de prensa llevada a cabo ayer en el instituto de estadísticas, con el objetivo de dar a conocer los avances en la confección del indicador y la metodología que se utilizará para hacerlo. De la conferencia, participaron también el director técnico del instituto, Fernando Cerro, y la directora de Indices de Precios de Consumo, Alejandra Clemente.

Según dieron a conocer los funcionarios, el índice será publicado por primera vez el miércoles 15 de junio, con los datos de la evolución de precios en mayo con respecto a abril. De esta manera, el indicador que confecciona el Indec -y que reemplazara al viejo cuestionado índice de precios- no relevará la suba de tarifas de transporte público, de gas ni de agua, que se incrementaron en un promedio de 100%, 300% y 297%, promedio respectivamente. Al tener abril como mes base, comenzará luego de la corrección de precios relativos, por lo que es probable que los primeros números que de a conocer el Indec marquen una desaceleración de la inflación. “Va a dar lo que dé y eso es lo que vamos a publicar”, aseguró Todesca al respecto.

Asimismo, se confirmó que se darán a conocer los precios promedio relevados para una serie de productos, algo que se había dejado de hacer en los últimos años, desde que el Indec fue intervenido por el antiguo Gobierno Nacional y puesto bajo tutela del ex secretario de Comercio, Guillermo Moreno. De todos modos, será solamente un precio promedio, que no en todos los casos será el mismo que el que los consumidores encontrarán en góndolas.

Por otra parte, el área geográfica de cobertura del índice volverá a ser limitada a la Ciudad de Buenos Aires y los 24 partidos que componen el Gran Buenos Aires (GBA), tomados como una única unidad, como era previamente. “Hemos dejado de lado el camino frustrado del IPCnu, que en realidad nunca llegó a concretarse, y decidimos concentrarnos en este núcleo que encuentra un punto de referencia en toda la historia del Indec”, planteó Todesca.

En 2014, ya con Axel Kicillof como ministro de Economía, el Indec lanzó el IPCnu, que pretendía ser un relevamiento nacional. No obstante, para las nuevas autoridades del instituto, la encuesta de consumo e ingresos de los hogares sobre la que se basó ese cambio de metodología fue adulterada. “No se trata de un ‘nuevo IPC’ porque eso requeriría de la ejecución de una nueva encuesta de ingresos y gastos, que implicaría definir canastas de consumo actualizadas, puntos de venta, variedades, hábitos de consumo y por supuesto, nuevos ponderadores”, advirtió Cerro.

No obstante, el director técnico del Indec opinó que “tampoco se trata de un IPC de emergencia”. “Se hizo un esfuerzo muy importante de atender la coyuntura, salir lo más rápido posible, pero lo que estamos presentando es un índice que asegura las condiciones de calidad requeridas”, planteó. Según el Indec, el área alcanzada por el nuevo índice tendrá una “alta representatividad”, en tanto esa zona representa el 44,7% del gasto de los hogares urbanos del país.

A futuro, en tanto, sí aspirarán a un relevamiento de todo el país. “Hay un proyecto de avance hacia un índice nacional. Cuando tengamos actualizado y resuelto el readistramiento de los encuestadores, vamos a incorporar sus mediciones y tendremos un índice nacional que represente al 100% en lugar del 44,7%”, prometió Cerro. De todos modos, para eso, hace falta una nueva encuesta de ingresos y hogares, que demorará -según el Indec- “18 meses como mínimo”. Mientras tanto, el nuevo índice tomará como base la encuesta de 2004.

Además, se va a publicar una inflación subyacente (core), que permitirá ver de manera más concreta la tendencia inflacionaria, más allá de la evolución de la evolución de los precios de bienes y servicios con estacionalidad o regulados. Durante el proceso, también, se confeccionará una nueva canasta básica, que se dará a conocer junto a la EPH y los niveles de pobreza e indigencia, recién en agosto.

Las únicas dudas vinieron por la indexación de los bonos CER y por la forma en que se computarán las tarifas sociales de transporte público, gas, luz y agua. Consultada acerca de este último punto, Clemente respondió que aún está “en estudio”. “Todavía no hay un criterio. El cambio en el esquema de política tarifa sucede al mismo tiempo que estamos haciendo el nuevo índice”, dijo, aunque dio a entender que se computará cuando el consumidor reciba la boleta en el caso del agua y el gas. Respecto a los títulos públicos atados a la inflación, Todesca planteó que es decisión del Ministerio de Hacienda y Finanzas si este nuevo índice será el que se utilice para esa indexación, aunque aseguró que probablemente sea así.

Finalmente, Todesca reveló que pidió a la Sindicatura General de la Nación (SIGEN) y la Procuración que lleven adelante “una auditoría general del instituto con énfasis en el IPC, la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) y el proceso de cálculo del PIB”. “Se lo hemos pedido a la SIGEN porque el Indec no tiene una estructura legal interna para hacerlo”, argumentó Todesca.