China y nuestras exportaciones: optimismo y realidad

Argentina puede iniciar un proceso de diversificación de sus exportaciones agroindustriales a China, pero sabiendo que tendrá que rivalizar con proveedores competitivos.

22 de abril, 2016

China y nuestras exportaciones: optimismo y realidad

Mucho se habla sobre el rol que ocupa y ocupará China en el dinamismo de nuestras exportaciones agroindustriales. Sin embargo, muchos de los análisis que se realizan se focalizan en nuestro comercio bilateral sin analizar el comercio global del Gigante asiático en materia de productos agrícolas y de manufacturas de origen agropecuario. En realidad, miramos demasiado el árbol pero no el bosque.

Del informe “Análisis del Comercio Agrícola de China en 2014” elaborado por la Embajada Argentina en la República Popular China se pueden extraer importantes conclusiones. A saber:

  • Los productos agroindustriales (primarios agrícolas más MOA) representan para el año 2014 tan sólo el 7% de las importaciones totales de China (US$ 134.000 millones). Este es un porcentaje que se ha mantenido estable en los últimos años. No obstante, el crecimiento de las importaciones de productos agroindustriales fue del 275% acumulado durante los últimos ocho años y eso se explica por la necesidad de materias primas para poder satisfacer la mayor demanda de alimentos de una población en aumento, mas urbanizada y con más altos ingresos.
  • Pero estas importaciones registran hasta ahora una fuerte concentración en pocos productos: 30 posiciones arancelarias concentran el 68,7% de las importaciones de productos agroindustriales. Asimismo, la mayor proporción de estas son materias primas.
  • Esta concentración de las importaciones agroindustriales también se verifica a nivel de cuales son los países proveedores: 18 países abastecen el 83,8% de las importaciones de productos agroindustriales.
  • Tres países (Nueva Zelanda –89%–, Argentina –86%– y Uruguay -82%-) son los que ostentan la mayor participación de productos agroindustriales en el total de sus exportaciones a China. Ello contrasta con la situación del resto de los países proveedores agroindustriales mencionados en el punto anterior porque el peso de lo agroindustrial no es tan significativo respecto del total exportado a China: Brasil (25%), Canadá (25%), Indonesia (17%), Tailandia (14%), Perú (16%), Australia (9%) y Chile (8%) por sólo citar algunos de ellos.
  • Sobre el total de las exportaciones argentinas a China, el 84% son agroindustriales y de este total (84,5%) está conformado por dos productos: porotos de soja y aceite de soja.
  • La Argentina puede lentamente iniciar un proceso de diversificación de sus exportaciones agroindustriales a China pero sabiendo que tendrá que rivalizar con proveedores tan competitivos como nosotros y muchos de los cuales nos ganan tanto por la escala de su oferta exportable como por la menor distancia geográfica con el mercado chino. Pero esta mayor diversificación potencial se concentra en sectores específicos. Algunos ejemplos: (Tabla 3).

Como síntesis debemos señalar que Argentina deberá continuar profundizando su agenda de negociación con China para el acceso a este mercado en lo atinente al cumplimiento de los status sanitarios. Sin status sanitario no hay acceso. La firma de los protocolos sanitarios en semen y embriones bovinos, en materia de maíz y ovoproductos, caballos en pie, peras y manzanas, sorgo forrajero y girasol durante la gestión anterior, constituyen una política de Estado que deberá ser continuada a efectos de poder diversificar su oferta exportable en el mediano plazo. El desafío no es menor si pensamos que muchos de nuestros competidores, además de la ventaja de localización, poseen tratados de libre comercio firmados con China y ya cuentan con acceso sanitario y fitosanitario. esos son los casos de Australia, Nueva Zelanda, Chile, Perú, Tailandia, Indonesia y Vietnam. La diversificación de nuestras exportaciones es necesaria a efectos de mejorar cualitativamente nuestro perfil exportador con China más allá del déficit de nuestra balanza comercial bilateral.