Las perspectivas para la campaña triguera

18 de marzo, 2016

trigo

(Columna Marina Friedlander)

Tras años de trabas y dificultades, el panorama vuelve a ser favorable para el trigo con vistas a la campaña 2016/2017. Es que las medidas que aplicó el Gobierno de Mauricio Macri para el sector agropecuario propiciaron que el productor vuelva a apostar fuertemente por el cereal. Tal es así que los especialistas hablan de un importante cambio, con un incremento de la superficie a sembrar que podría alcanzar el 50%. Además, estiman que se restablecerán los negocios con Brasil, principal comprador de trigo de Argentina, que en los últimos tiempos se abasteció en otros mercados por la falta de oferta local.

“Estamos volviendo a los niveles que solíamos sembrar. El año pasado, en esta época, era una lágrima”, señaló Gustavo López, analista de Agritrend. La otra estrella, agregó, será el maíz. “Son los más beneficiados porque los anuncios de la quita de retenciones, la eliminación de los registros de operaciones en el exterior y la apertura del cepo influyen directamente en estos cultivos y no tanto en la soja, que sólo recibió una baja del 5% en las retenciones”.

En primer lugar, los cambios ya pueden notarse en los precios: el año pasado se vendía trigo a $1.000, que representaban alrededor de US$ 100, y hoy se vende a $2.100.

Los números

Para 2016, López prevé un ingreso anual de US$ 22.600 millones por las exportaciones de todo el complejo granario, contra los US$ 24.800 millones del año pasado. Esto se explica porque la cosecha se levantó en diciembre, cuando recién se conocían las medidas de la administración de Macri. Pero para el ciclo 2016/2017, los cálculos hablan de una entrada de US$ 26.000 millones, pese a que bajará el ingreso fiscal de US$ 7.200 millones en 2015 a US$ 4.500 millones en 2016, y a US$ 3.900 millones el año que viene.

“En 2015 casi 70 empresas exportaron alrededor de 4 millones y medio de toneladas y este año, cerca de 12 firmas exportarán 7 millones y medio. Es decir, se vuelve al sistema original de exportación de la Argentina, donde colocan envíos las grandes compañías, las que manejan el mercado”, detalló el consultor.

Brasil será nuevamente de la partida, ya que de una exportación estimada en 6.5 millones de toneladas para 2016, el país vecino comprará alrededor de 4 millones de toneladas, según proyectan los especialistas.

“Este año se están recuperando los negocios con Brasil. Antes no había oferta. El Gobierno anterior no permitía vender. Había cupos y limitaciones”, recuerda López.

Los productores y el Gobierno

Raúl Maestre, de Aaprotrigo, aseguró que la apuesta al grano tiene que ver con la confianza que generaron las nuevas medidas. “Los funcionarios de este Gobierno saben de qué se trata, son razonables y creíbles, y generan esperanza”, declaró, e hizo hincapié en que en años anteriores “hubo políticas de encantadores de serpientes, que han provocado que caiga la producción”.

El optimismo actual también lo expresó el ministro de Asuntos Agrarios bonaerense, Leonardo Sarquís, que aseguró que desde el Gobierno harán “todo lo posible para que crezca la superficie sembrada con trigo, principalmente en el sudoeste y el sudeste”.

Tal es así que se prevé que el negocio de las semilleras recupere el protagonismo perdido en los últimos tiempos. Para Maestre, luego de varios años en baja a raíz de la poca siembra por parte de los productores, comenzarán ahora a liquidar todo el sobrestock.

Hay que pensar en el largo plazo, coincidieron los expertos. “Los grandes cambios vendrán con fuerza sobre todo el próximo año”, dicen. Esto recién comienza.
.

Dejá un comentario