Argentina será un jugador importante en el mercado de maíz

El país debe recuperar lugar como productor de granos y atraer inversiones

2 de marzo, 2016

maiz campo agro

(Columna de Eduardo Bustos)

Las estrategias que se implementarán en el futuro para aumentar la producción de maíz y etanol fueron algunos de los temas analizados en la última reunión del Consejo de Granos de los Estados Unidos (US Grains Council) de la que participo MAIZAR (Asociación de Productores de Maíz y Sorgo), por la Argentina, que se concretó la semana pasada en Sarasota, Florida, Estados Unidos.

Los participantes del encuentro internacional concluyeron también en que es necesario generar en Argentina las condiciones óptimas para que se realicen inversiones internacionales en la investigación de biotecnología y, que el país vuelva a estar presente en todos los foros internacionales, además de que recupere su papel protagónico en el mundo como proveedor de granos.

“En el futuro se espera que Argentina se constituya en uno de los productores más importantes de granos, sobre todo en el caso del maíz, que estuvo largamente postergado por las retenciones. En Estados Unidos ven a nuestro país como un jugador que pronto será importante en el mundo”, evaluó Alberto Morelli, vicepresidente de Maizar, en diálogo con El Economista.

La delegación de la Asociación MAIZAR estuvo integrada por el titular de la entidad Aníbal Ivancich, Morelli y el director ejecutivo Martín Fraguío.

Maizar, junto a los representantes de Abramilho de Brasil, el US Grain Council y la National Corn Growers Association de Estados Unidos firmaron un documento en 2013 que dio origen a “Maizall”, la entidad internacional que los incluye.

La delegación argentina formó parte del comité de biotecnología como integrante de Maizall, en el que explicó el trabajo que se viene realizando en ese sentido. También destacó la importancia que este punto tiene para nuestros países, desde el punto de vista agropecuario.

En el encuentro se destacó, además, la necesidad de mantener “relaciones maduras e inteligentes con los Estados Unidos y, como Maizar tuvimos la oportunidad de generar esta alianza a pesar de todas las contras internas que este sector de la producción tuvo en nuestro país”, resumió Morelli.

Maizar trabaja también en la integración de la entidad con sus pares de otras partes del mundo desde hace tres años, situación que obliga a los directivos de la entidad a mantener reuniones con funcionarios de la Organización Mundial de Comercio (OMC), la FAO, los comisarios de la Unión Europea y de distintos países.

Para los directivos de la entidad, este tipo de alianzas es muy importante desde el punto de vista de la producción, porque los problemas comerciales generados por las trabas paraarancelarias impuestas por la Unión Europea son comunes para Argentina, Estados Unidos y Brasil, “pero eso no quiere decir que no seamos competidores y cada uno tendrá la mejor habilidad para vender “, puntualizó Morelli.

La Unión Europea es la que pone las mayores trabas al maíz genéticamente modificados y a la biotecnología en general.

“Nosotros hemos planteado ante los foros internacionales estos aspectos, porque nuestras banderas son impulsar y apoyar la biotecnología, las prácticas modernas de la agricultura y una de ellas, por ejemplo, es la siembra directa. Además, los países productores tenemos una gran responsabilidad sobre la seguridad alimentaria mundial y las buenas prácticas agrícolas”, resumió Morelli.

A partir del uso de la biotecnología es posible aumentar la producción y generar más alimentos que el mundo necesita. Este conjunto de países se encuentran en condiciones de producirlos y, a la vez evitar la deforestación, porque la tierra disponible para la agricultura es cada vez menos y aquellas que hoy son ocupadas por los bosques no se deberían utilizar con ese fin.

El US Grains Council reúne cada año a los principales líderes de las cadenas agroindustriales de ese país y del mundo con el objetivo de discutir una agenda estratégica para cada uno de los sectores.

Estados Unidos, Brasil y Argentina juntos representan el 45% de la producción mundial de maíz y el 80% del comercio mundial: “A pesar de todo eso queremos competir y es importante que desde la producción se puedan explicar estas cosas”, agregó Morelli.

De esta alianza formada por dos instituciones estadounidenses, una brasileña y otra argentina, cada una participa con el 33%.

Desde Maizar, sus directivos trabajan para impulsar el desarrollo de los bioplásticos, como ocurrió en su momento, cuando desde la entidad se trabajo en el desarrollo del etanol con origen en el maíz. Por entonces se decía que era imposible hacerlo y hoy es una industria muy pujante, al punto que representa el 40% de la producción nacional de alcohol de origen vegetal.

La perspectiva de la producción nacional de maíz correspondiente a la campaña 2015/2016 es buena, aunque en algunas zonas se registraron pérdidas por exceso de agua en los lotes. Pese a las buenas perspectivas, existen también algunos productores que enfrentan problemas de endeudamiento porque hubo muchos pagos con tarjetas de crédito, situación que genera cierta preocupación. En la cadena del maíz, además, el sector lechero enfrenta una situación tremendamente complicada, situación que se observa también en el orden internacional. La industria también hoy pierde plata. Para los observadores, el problema está en la cadena comercial, porque si se analizan los precios de los productos lácteos a salida de planta, comparado con los que se ven en la góndola, las diferencias superan el 50%. Las perspectivas que muestra el cultivo para todos los consumos, ya sea directo o como silo de maíz y, con animales más grandes, implica también un mayor consumo, que seguramente se reflejará en un aumento importante del área maicera en Argentina, aunque no se espera un récord de siembra. La superficie cubierta para la campaña 2025/2016 totalizó 4,0 M de hectáreas y una cosecha estimada en 24 M de toneladas. En el período 2014/2015, la superficie implantada con este cultivo totalizó 4,4 M de hectáreas y una cosecha que alcanzó a los 27,4 M de toneladas, según datos de la Bolsa de Comercio de Rosario.