“Macri será recordado por el acuerdo con los holdouts”

“Va a ser uno de los grandes puntos de su gestión”, dice Germán Fermo (UTDT)

7 de marzo, 2016

“Macri será recordado por el acuerdo con los holdouts”

(Entrevista a Germán Fermo, director de MacroFinance y de la Maestría en Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella. Por Facundo Matos Peychaux)

Sellar el capítulo de la deuda con los bonistas litigantes en Nueva York fue una prioridad máxima de Mauricio Macri desde el primer momento. Y apenas tres meses después de su asunción, el Gobierno comunicó la noticia: un acuerdo con el 85% de los acreedores por el pago antes del 14 de abril y en efectivo de US$ 4.653 M, lo que representa una quita del 25% sobre el monto reconocido por la sentencia previa del juez Thomas Griesa. “Eso va a destrabar el mercado de capitales y permitir que en el próximo año Argentina se pueda endeudar a tasas parecidas a nuestros vecinos”, confía Germán Fermo, director de MacroFinance y de la Maestría en Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT).

¿Qué evaluación hacés del acuerdo que se alcanzó con los holdouts?

Excelente. Tendría que haber ocurrido años atrás, así que celebro el logro. Esperemos que el Congreso esté a la altura de las circunstancias con la derogación de las leyes que corresponde y que el resto de los pocos holdouts que quedan dando vueltas adhieran así dejamos el default detrás, que ya lleva 15 años.

Alfonso Prat-Gay mencionaba esa idea de dejar atrás finalmente el capítulo del default. Sin embargo, hay un porcentaje de bonistas que ya advirtió que no adheriría. ¿No pone en duda esa afirmación del ministro?

Esperemos que se vayan licuando con el correr de los días y que vayan aceptando. Es lo que se espera. Van a quedar reducidos a un grupo tan pequeño que van a perder fuerza de litigación. Esperemos que cierren todos. Los más difíciles ya lo hicieron, esperemos que los que quedan se vayan adhiriendo y que Argentina pueda terminar con esto. En total, los que ya dijeron que sí son cerca del 85%, con lo cual estamos muy cerca de que esto termine finalmente y son además los que tenían una posición más dura.

Algunos críticos del acuerdo aseguran que los llamados “me too” y los que ya habían participado de una reestructuración previa podrían llegar a plegarse al nuevo acuerdo. ¿Existe ese riesgo?

Aparentemente, el juez Griesa habría dicho que esto es terminante, con lo cual quiero creer que esto se termina aquí mismo. No creo que esta decisión merezca críticas por ese lado. Este es un tema del que se tendría que haber ocupado la administración anterior y lo ha hecho el nuevo Gobierno. Este creo que es un tema por el que Macri será recordado. Va a ser uno de los grandes puntos de su gestión, no me cabe dudas. Porque abre la puerta para externalidades positivas que bien manejadas pueden ser muy beneficiosas para el país.

¿Con el acuerdo, se abre más margen para hacer el ajuste fiscal?

Sí, la deuda le va a dar a este Gobierno una chance que antes no tenía de intensificar y hacer más rápidas las reestructuraciones fiscales que tendrán que hacerse. Va a servir como una especie de colchón para amalgamar el costo social del corto plazo. Pero parecería que el Gobierno va en un sendero un poco más gradual y más lento, con lo cual habría que ver en qué medida utiliza la deuda como colchón. Mi única duda en torno a esto, precisamente, es el énfasis en el gradualismo que se está haciendo.

Yendo al nuevo capítulo de la deuda que se abre a partir de ahora. ¿Cómo debe ser el nuevo endeudamiento para no ser nocivo para el país, como ha sido muchas veces en el pasado?

El endeudamiento tiene que estar sujeto a una disciplina fiscal muy importante. Entiendo que al principio quizás se intente hacer alguna cirugía fiscal con el endeudamiento como anestesia, pero espero que eso sea temporal. Porque sin reducción sustancial del déficit fiscal, ningún experimento de deuda en Argentina resultó exitoso, esperemos no caer otra vez en la misma historia. Obtener deuda no está bien ni mal; como dice Claudio Zuchovicki, emitir no está bien ni mal, lo importante es ver que hacés con esa deuda. Si te endeudás para pagar gastos corrientes, te digo que está mal; si lo hacés para hacer un puente que es infraestructura que genera una recapacidad de pago a largo plazo, te digo que está perfecto.  Ahora se abre un nuevo gran interrogante: para qué se va a usar la deuda. El Presidente Macri ha demostrado mucho sentido común y el equipo económico y monetario, mucho sentido común. Así que no espero otra cosa que continúe siendo así.

En ese sentido, ¿emitir deuda para pagarle a los holdouts no es endeudarse para pagar más deuda, algo que se ha criticado siempre?

Sí, pero el efectivo no lo tenemos. Es una lástima, pero es así; hay que honrar la deuda contraída y todos los punitorios que son consecuencia del default. Hay que pagarla y Argentina no tiene ese dinero, entonces se emite deuda, se hace cash y se paga. Eso va a destrabar el mercado de capitales y permitir que en el próximo año Argentina se pueda endeudar a tasas parecidas a nuestros vecinos.

¿A qué tasas imaginás que podría salir a emitir deuda el país tras el acuerdo con los holdouts?

Se está hablando del 7%. Yo creo que el mercado sabe que Argentina necesita esta plata y que necesita cerrar rápido este capítulo, así que no creo que se la haga fácil. No creo que nos financien a tasas inferiores al 7%. Y luego, el mercado seguramente se tomará algún tiempo para ver que Argentina esté haciendo las cosas bien y en la medida en que el país muestre buenos resultados, esa tasa podrá ir al 5,5%.

¿En qué plazo?

A doce meses vista.

¿Que el pago deba ser en efectivo es un punto a favor o en contra?

Termina siendo lo mismo si te ponés a pensarlo. Vas a tener que emitir bonos para hacerte de efectivo así que al final de la película, Argentina va a estar emitiendo bonos.