Una foto del comercio bilateral con Francia

Informe de la CAC

29 de febrero, 2016

Una foto del comercio bilateral con Francia

Los datos muestran que el comercio entre Argentina y Francia, medido como la participación francesa en el comercio total de nuestro país, ha registrado en los últimos años una tendencia declinante y se ubica en mínimos históricos. En concreto, desde 2002 a la fecha, la incidencia de Francia en el intercambio exterior argentino se ha ubicado por debajo del 2%, el nivel más bajo desde que se cuenta con registros –con excepción del período de la Segunda Guerra Mundial–. En 2014, último año con información completa disponible, la participación fue de 1,3%. Es lo que se desprende de un análisis efectuado por la Cámara Argentina de Comercio (CAC). En 2014, las exportaciones argentinas hacia Francia fueron de US$ 320 millones y las importaciones con ese origen fueron de US$ 1.419 millones. Esto dio como resultado un saldo negativo para Argentina de US$ 1.099 millones, que consolida la tendencia deficitaria de los últimos años. Por otra parte, la participación de Francia en el total exportado por Argentina en 2014 fue de 0,5%, en tanto que la incidencia dentro de las importaciones fue de 2,2%. En lo que respecta a la composición del comercio bilateral, dentro de las exportaciones se observa una elevada participación de productos primarios alimenticios. En concreto, los primeros lugares fueron para harina de soja (17,8%); harina y pellets de soja (15%); aceite de girasol (7,8%) y moluscos congelados (5,1%). Dentro de las importaciones, en tanto, se observa un predominio de productos manufacturados: las primeras posiciones fueron para aviones (15,5%); partes y accesorios para carrocerías (3,5%); medicamentos (2,8%) e insecticidas (2,2%).  “En este contexto, la reciente visita a Argentina del Presidente de la República Francesa, François Hollande, se presenta como una oportunidad para un relanzamiento de las relaciones bilaterales que implica la profundización y la diversificación del intercambio comercial”, opinan desde la CAC.