Se controlaron los focos de langosta

Control exitoso

24 de febrero, 2016

Se controlaron los focos de langosta

(Columna de Eduardo Bustos)

La casi totalidad de los focos de langosta que afectaron a casi 700 mil hectáreas en las provincias de Tucumán, norte de Córdoba, Santiago del Estero, Catamarca y La Rioja ya fueron controlados por los equipos de trabajo formados por personal de la Senasa y los servicios sanitarios provinciales y municipales, indicaron las autoridades en una reunión que se concretó el pasado martes 16 en Frías, Santiago del Estero.

“Los focos fueron totalmente controlados y las langostas están en la etapa de deposición de huevos (cada hembra pone entre 500 y 900 huevos en la tierra o entre la vegetación”, explicó el presidente de la Sociedad Rural de Tucumán, Ignacio Lobo Viaña, con una participación activa en las diferentes reuniones que se llevan adelante para evaluar el estado de los focos. El dirigente rural aclaró que la presencia de los focos se detectó en un total de 700 mil hectáreas, pero no fueron arrasadas por estos insectos.

Respecto de los daños producidos, el dirigente rural explicó que los cultivos no fueron afectados, los ataques fueron en algunas superficies cultivadas con pasturas y la presencia más importante se observó en los montes, aunque también hubo pequeñas explotaciones implantadas con soja y maíz en Tucumán que sufrieron los ataques de estos insectos. En cuanto al estado de la plaga, muestra una tendencia a la dispersión.

Lobo Viaña recomendó a los productores realizar permanentes monitoreos en los cultivos para detectar la presencia de posibles focos y avisar inmediatamente a las autoridades sanitarias para que intervengan.

Continúan los controles

Fuentes de la Senasa, por su parte, indicaron que continúan los controles de la langosta en la región noroeste y centro de Argentina: “Se realizan trabajos de monitoreo y aplicación de productos registrados para la lucha contra esta plaga en la totalidad de las áreas principales de las provincias afectadas al inicio de la emergencia”, dijeron. Las áreas afectadas comprenden, por un lado, la región con centro en la ciudad santiagueña de Frías que abarca unas 500 mil hectártes entre las localidades de Lamadrid (Tucumán) y San Antonio (Catamarca), con eje en la Ruta Nacional Nro 157 y, por otro lado, un área de once mil hectáreas situadas a unos 50 km al noroeste de la ciudad de Villa Dolores, Córdoba. En la región cordobesa se continúa monitoreando de manera constante, luego de realizado los controles de todos los focos de langostas presentes que amenazaban con invadir los cultivos.

Actualmente, los agentes del organismo trabajan distribuidos en equipos y la logística se define en función de los monitoreos previos y las denuncias realizadas. En base a sus resultados, se implementan las tareas de control. Los monitoreos, además, permiten realizar un seguimiento exhaustivo de la dinámica poblacional de las langostas y relevar a diario la evolución de sus estadíos para definir las distintas acciones correspondientes.

Desde la Senasa destacaron que la plaga se encuentra en una etapa de transición de su estadio juvenil a adulto y tiende a agruparse y localizarse en zonas de montes naturales de difícil acceso. Por eso, las tareas incluyen, además de las aplicaciones terrestres con motomochilas y turbosoplantes, pulverizaciones aéreas en toda la zona de influencia, a fin de evitar que los ejemplares abandonen su hábitat natural y avancen sobre cultivos, situación que generaría sensibles pérdidas económicas. Frente a la aparición de los focos de langosta y situación de emergencia generada, en enero se constituyó un comité de crisis (con sede en Frías) integrado por el Senasa, el Ministerio de Agroindustria, los gobiernos provinciales y municipales de Tucumán, Santiago del Estero y Catamarca y representantes de las entidades de productores con el fin de coordinar estrategias conjuntas para el tratamiento de la plaga.

Hasta hoy, la Senasa lleva controlados más de 300 focos de langosta en Córdoba, Santiago del Estero, Tucumán y Catamarca. En ningún caso se registró daño en cultivos comerciales.

“La Senasa trabaja en la zona afectada para disminuir la densidad de la plaga hasta niveles que no resulten perjudiciales ni signifiquen una amenaza de daño para cultivos y pastizales utilizados como forrajes y evitar, además, la formación de mangas y la dispersión de focos que puedan escapar de la zona de acción”, consignó el último informe del ente sanitario.

Las autoridades sanitarias destacaron el esfuerzo que vienen realizando los distintos organismos y gobiernos para contener esta riesgosa expansión de la plaga, y reiteraron “la importancia de todos los agentes involucrados para la solución de la problemática”.