Economías regionales, las grandes ganadoras de las medidas recientes

La quita de retenciones y la devaluación incrementaron su competitividad

18 de diciembre, 2015

Economías regionales, las grandes ganadoras de las medidas recientes

(Columna de Facundo Matos Peychaux)

La competitividad precio promedio del sector agroexportador crecerá un 60,6% a raíz de las medidas económicas recientemente adoptadas, estirándose a 105% en el caso del girasol, 86% para el trigo y 79% para el maíz, y cayendo a 56% para el complejo sojero, según Economía & Regiones. Durante 2015, la competitividad precio medida por la consultora había registrado una caída de 19%, cayendo a su nivel más bajo desde 2001.

Por un lado, la reducción de 5 puntos porcentuales en las retenciones al complejo sojero y su eliminación total para el resto de los productos implica una mejoría. Asimismo, la corrección cambiaria potencia el impacto favorable de la primera medida.

De todos modos, advierte el último informe de E&R, “el tipo de cambio incide en la pérdida de competitividad de las economías regionales, pero no es la única variable que actualmente impacta negativamente”. “La elevada presión tributaria, el avance de los costos de transporte, los problemas de infraestructura, las regulaciones para importar y exportar y el costo de financiamiento también ahogan la competitividad”, asegura el informe y menciona también el impacto negativo del “cambio de paradigma mundial”.

Es que detrás de la pérdida de competitividad, hubo una conjunción de factores exógenos (caída internacional de precios, desaceleración de China, fortalecimiento del dólar) y endógenos (costos elevados, infraestructura deficitaria, presión tributaria alta, atraso cambiario, inflación).

De todos modos, remarca Diego Giacomini, economista jefe de la consultora, “esa es la foto de hoy día”. “Al levantarse las retenciones, sucede esto. Pero tenemos que  pensar que después, si hay traslado a precios, la estructura de costos de cada sector va a aumentar y la competitividad se va a ir reduciendo”, advierte en diálogo con El Economista

¿Cuán grande será el traslado a precios? Sobre la pregunta en torno a la cual también comentan Héctor Rubini, Fausto Spotorno y los economistas Federico Furiase y Martín Vauthier, Giacomini responde que “dependerá mucho de qué haga el Banco Central para aminorar los efectos inflacionarios”. “El traslado a precios de una devaluación depende del sobrante de dinero que hay en la economía. Argentina hoy tiene $200-220.000 millones (4 puntos del PIB) y si no se absorbe ese dinero, va a haber traslado a precios y va a ser importante –previene-. Tienen que lograr una de dos cosas: o absorben con política monetaria restrictiva o tienen que lograr que nosotros traspasemos dinero de cuenta corriente a plazo fijo”. “El éxito de eso es crucial para las economías regionales”, asegura.

Para las cuentas fiscales provinciales, en tanto, coinciden los economistas que a mediano plazo, será provechoso el cambio por cuanto reactivará las actividades locales. Sin embargo, a corto plazo, dependerá –una vez más- de cuánto de la corrección cambiaria derive en precios y salarios.

En primer lugar, -como señalábamos en una nota reciente- dado que en algunas provincias el gasto en personal alcanza más del 60% de las erogaciones, con lo cual un alza pronunciada de los salarios presionará sobre los fiscos provinciales.

Pero además, porque en pesos, las provincias pasarán a recibir más dinero del Fondo Federal Solidario (fondo sojero), pero si el pass-through es alto, en términos reales, ese extra se perderá.

“La presión tributaria (ingresos brutos, tasa hídrica a los municipios) en la escena provincial y municipal habrá que seguirla de cerca. Todas las provincias se van a ver beneficiadas porque va a haber más FFS. En pesos va a recaudar más producto de la devaluación. Las provincias reciben más por el FFS, las que tienen regalías petroleras, reciben más. Entonces,

Por eso, Giacomini recomienda que los gobiernos provinciales reduzcan la presión tributaria mientras el traslado a precios sea bajo. “Pensando en las economías regionales, las provincias deberían acompañar el despegue de las economías regionales bajándole impuestos como Ingresos Brutos, que incide mucho en la competitividad. Si vos incentivás la producción desde el momento inicial y lográs que se siembre más, estás sentando las bases para que una mayor producción después te amortigüe en parte ese descenso en alícuotas por una mayor producción. Pero si no lo hacés ahora, no lo hacés nunca”, plantea.

Finalmente, la quita de las retenciones y el salto cambiario tendrán efectos positivos sobre las exportaciones y por ende, sobre la generación de divisas, aunque los resultados no se verán en esta campaña sino en la próxima. “En el corto plazo, esta medida en lo que ayuda es a que quien no liquidaba, lo haga”, señala el economista jefe de Economía & Regiones.