“Pensar que porque asuma uno u otro cambia todo es realismo mágico”

Entrevista a Eric Ritondale (Economista senior de EconViews)

15 de octubre, 2015

"Pensar que porque asuma uno u otro cambia todo es realismo mágico"

(Entrevista a Eric Ritondale, economista senior de EconViews. Por Facundo Matos Peychaux)

Con reservas netas muy bajas y en tendencia declinante, la generación de dólares va a ser una de las preocupaciones del próximo Presidente ni bien asuma, o incluso antes. ¿De qué divisas va a disponer en los primeros meses?

Depende de si hay o no un cambio en las reglas de juego: si hay desdoblamiento, si hay arreglo con los holdouts o si no pasa nada. Lo que nosotros vemos es que Argentina tiene potencial para generar ingresos en la cuenta de capital, corrigiendo estos temas, por lo menos por US$20.000 M por año entre capitales públicos y privados. Uno puede ser optimista y pensar en un blanqueo que traiga US$5.000 M más US$6.000-8.000 M que pueda endeudarse el Gobierno Nacional, las provincias e YPF una vez que se logre un acuerdo con los holdouts y que haya inversiones privadas por US$10.000 M anuales entre inversión extranjera directa y préstamos financieros del sector privado. Pero todo eso implica cambios en las reglas de juego y un manejo delicado de la dinámica del mercado cambiario porque generar las condiciones para que los capitales privados vengan a invertir requiere de una devaluación y eso tiene efectos no menores. Lo mismo con los controles cambiarios porque a corto plazo puede haber una sobrereacción en el tipo de cambio porque hay un stock muy grande esperando para salir: multinacionales que no pudieron girar dividendos, importaciones por pagar. Si no se hace nada, no va a venir un peso a Argentina.

¿Pensar que por que cambie el gobierno va a haber un cambio de dinámica es no estar viendo bien el desafío?

Por supuesto, pensar que porque asuma uno u otro cambia todo es realismo mágico. Es algo mucho más profundo: hay que cambiar las reglas de juego, mostrar señales, dar transparencia y comunicación clara y estar dispuestos a pagar costos en el corto plazo, y eso hay que ver si está dispuesto a hacerlo el próximo Presidente. Si no, es sostener lo que ya está hasta donde pueda y tener un problema más grande más tarde. Y hemos tenido muchas experiencias de esto último en Argentina.

¿Por qué vías puede venir el financiamiento en los primeros meses? Porque está claro que por el lado comercial es difícil que haya un cambio en el cortísimo plazo.

Al sector externo no se le puede pedir demasiadas divisas a corto plazo porque esas divisas solo van a venir si hay una devaluación real del 30-40% y una recesión importante, y nadie quiere eso. Con lo cual lo más atractivo hoy parece ser generar el financiamiento por el lado del endeudamiento, o mejor dicho, de la cuenta capital, porque no todo el financiamiento externo tiene que ser necesariamente endeudamiento, puede ser inversión extranjera directa.

¿Endeudamiento con algún préstamo de organismos multilaterales?

Si, es mucho más conveniente y más barato. Pero en Argentina aparentemente tiene costos políticos, porque es probable que venga atado a algún tipo de condicionalidad, léase tratar de empezar a bajar el déficit fiscal de 7 puntos, tener estadísticas públicas serias, dotar al Banco Central de un poco más de independencia y que deje de financiar al Tesoro monetizándolo. Cosas que son bastante razonables pero que en Argentina puede parecer tirano.

Para endeudarse más barato se requiere un acuerdo con los holdouts y eso no va a pasar de un día para el otro. ¿El desafío pasa por construir el puente hasta entonces?

Sí, puede ser. Por supuesto que un acuerdo requiere discutir distintas cuestiones como la fórmula de pago, cuál va a ser la quita y cuestiones políticas con respecto a la derogación de leyes, por lo que no va a ser inmediato. Pero lo que hay que entender es que eso habilitaría la ventana a que YPF, el Gobierno Nacional y las provincias salgan a colocar deuda sin problemas legales y a una tasa menor que la actual pero no por eso va a generar un ingreso privado de divisas per se. Eso no va a pasar a menos que cambien las reglas de juego en términos de tipo de cambio y fundamentalmente de la posibilidad de remitir utilidades y girar capitales sin problemas, o sea, de remover los controles de capitales. Son dos cosas diferentes. Porque que los capitales privados no vengan y sigan los controles de cambio y el atraso cambiario y se utilice el endeudamiento para financiar el déficit fiscal en una economía cada vez más cerrada puede ser políticamente atractivo pero a la larga, no.

En los últimos días se habló de lo que podría traer la liquidación de los stocks del agro. ¿Puede ser una buena caja esa?

Eso puede ayudar. Producto de que todos esperan una corrección cambiaria, los que pueden stockean granos. Y no es solamente el agro, antes fueron los autos y en general todo exportador evita vender y todo importador trata de comprar lo que puede ahora porque sabe que está barato. El agro no está exento de eso. Con lo cual has tenido cierto incremento por encima del stock normal y es un número que obviamente es relevante. Pero ese stock especulativo no llega a US$10.000 M sino que está más bien cerca de US$5.000 M y la liquidación va a existir solo después de una devaluación del tipo de cambio oficial. Últimamente se está escuchando demasiado optimismo respecto a los flujos potenciales de divisas que se pueden generar. Se dice que pueden ingresar US$10.000 M por un blanqueo, US$13.000 M por el stock agropecuario y US$31.000 M por inversiones pero es demasiado optimista. Hay que entender que algo tiene que cambiar primero porque si no esas cosas ya hubieran sucedido.