El fin del superciclo y los desafíos por delante

Las commodities y los emergentes

7 de octubre, 2015

commodities

El denominado superciclo de las commodities se terminó. “El precio de las commodities, ajustado por la inflación de Estados Unidos, volvió a los niveles de los ’90”, calcula Nicolás Dujovne. “Si bien es difícil predecir cuál será su futuro, hay un consenso general de que permanecerán bajos”, dice el FMI en un informe reciente. La consecuente desaceleración de las economías emergentes desnudó la importancia que los altos términos de intercambio habían tenido en su reciente bonanza. En aquellos países con alta ponderación de las commodities energéticas en sus canastas exportadoras el bajón será mayor en los próximos años: su PIB podría crecer, en promedio, 2,25 puntos menos en 2015-2017 en comparación con 2012-2014. El informe del FMI (en base al estudio de 40 exportadores de commodities en los últimos 50 años) encuentra que el PIB y la inversión se resienten cuando las materias primas entran en un ciclo bajista. Cae la inversión en el sector primario y, con ella, los efectos derrame sobre la construcción, la logística y el transporte. Pero también hay otros efectos. El informe encuentra que el gasto público suele ser procíclico con los términos de intercambio y lo mismo ocurre con la demanda de crédito por parte de los agentes económicos. Es decir, todos gastan más cuando las commodities están altas y retroalimentan el boom (y la resaca posterior). ¿Qué deben hacer los países cuando los precios empiezan a flaquear? Según el FMI, hay que aumentar la flexibilidad cambiaria. Es decir, devaluar. Precisamente, lo que estamos viendo en muchos países emergentes. Salvo contadas excepciones, entre ellas, Argentina. Asimismo, hay que estimular las reformas estructurales para evitar que el crecimiento potencial de la economía, que también cae cuando las commodities van para abajo, arrastre a la inversión y reduzca aún más el PIB potencial. Las reformas incluyen solucionar los cuellos de botella en infraestructura, invertir en mejoras en educación y mejorar el clima de negocios.