El baño de humildad le llegó a Randazzo

Tras la designación de Zannini como vice y el disciplinamiento de Scioli

18 de junio, 2015

El baño de humildad le llegó a Randazzo

Finalmente, no habrá más que un candidato en las primarias nacionales del Frente para la Victoria (FpV). Daniel Scioli, a fuerza de encuestas y adhesiones en la estructura del peronismo, se consolidó como la única opción luego de que Florencio Randazzo desistiera de competir.

El ministro del Interior y Transporte apuntaba a representar la continuidad más fiel del oficialismo. Sin embargo, con la designación de Zannini como vice y el disciplinamiento de Scioli, el gobernador cuenta con el aval de la Presidenta y del núcleo duro del kirchnerismo y el ministro queda sin lugar para representar.

Para Cristina Fernández es mejor estrategia condicionar al gobernador bonaerense con la designación de un vice como Carlos Zannini y a través del armado de listas que ir a las PASO con un candidato propio contra el gobernador y arriesgarse a lo que hubiera sido una aplastante derrota.

La candidatura de Scioli era resistida en un primer momento pero luego fue ganando cada vez más adhesiones. Si “peronismo es ganar”, como dice la politóloga Victoria Murillo, Scioli tenía de su lado el mejor arma posible para posicionar su candidatura: las encuestas.

Así, a medida que los consultores le endilgaban una intención de voto cada vez mayor, el ex motonauta fue siendo más aceptado al interior del FpV: el grueso de los gobernadores, intendentes y dirigentes del oficialismo se pronunciaron tarde o temprano a favor de su candidatura.

Hay en ello también una carencia por parte de la Presidenta, quien no pudo construir -lo intentó con Amado Boudou- un candidato que fuera coherente con la continuidad de lo que representa el kirchnerismo y que a la vez fuera un presidenciable competitivo.

En tanto, como adelantaba el estadista, Florencio Randazzo seguirá siendo ministro pero rechazó pelear por la gobernación bonaerense. “El que gana conduce y el que pierde acompaña. Si gana Scioli no deberíamos por qué no hacerlo, pero ya lo haremos de otra forma, como simples militantes”, había adelantado el jefe de Gabinete del Ministerio del Interior y Transporte, Aníbal Pittelli, en una entrevista con el estadista.

Ante la noticia de la designación de Zannini como vice, Randazzo reconoció: “Competir contra Zannini significaba competir contra Cristina”.