La “región-dependencia” de Argentina

Es el país que más comercia con sus vecinos

4 de mayo, 2015

La “región-dependencia” de Argentina

Entre las naciones de América Latina, Argentina es la que más comercia con los países de la región. El intercambio entre vecinos es menor que el que se registra en otras zonas  del mundo como consecuencia de la similitud de estructuras productivas y dado el peso que tienen las materias primas en las exportaciones. Según un reciente paper del economista chileno José De Gregorio, el 41% de las ventas externas  argentinas tienen como destino a otros países latinoamericanos. Ninguno de los demás se acerca a ese porcentaje. En el caso de Brasil es el 20% y es aún menor en Chile. En todos los países creció significativamente el comercio con China desplazando en muchos a casos a Estados Unidos. Chile, lo que no sorprende por su ubicación geográfica, destina el 42% de sus exportaciones a Asia. Y comercia más con China que con toda América Latina y de mantenerse la actual tendencia lo mismo pasará con Brasil dentro de no mucho tiempo.

Por lo tanto, lo que ocurra en los países vecinos es muy relevante para la economía argentina. En particular Brasil que absorbe casi el 15% de las exportaciones, lo mismo que la suma de los tres países que siguen en el ranking.

Por eso la desaceleración que mostraron casi todas las economías de la región en 2014 y la posibilidad de que Brasil y Venezuela caigan en recesión este año, no son buenas noticias. El escenario se agrava por la estrategia de apreciación cambiaria que sigue Argentina, distinta a la que siguen los demás. Brasil devaluó su moneda el 50% en el último año y otros países de la región siguieron el mismo camino.

En los casos en los que cae el valor de los productos que se exportan, hay una desaceleración en la actividad económica interna y las condiciones financieras globales tienden a endurecerse, la devaluación permite absorber esos shocks.

A la larga, lo que ocurre en la economía global termina afectando a todos los países. Pero en el corto plazo, de forma inmediata, lo que más influye en Argentina es el comportamiento de los países vecinos.

Una baja en los precios de las commoditties por la menor demanda de China y la apreciación global del dólar influyen decisivamente en el crecimiento económico de un región que se benefició por la mejora de los términos de intercambio en los últimos años.

El desafío para los gobiernos latinoamericanos es pensar en nuevas fuentes de crecimiento.

.