Continúa el bajón exportador

Las ventas externas caen 17% en el año

22 de mayo, 2015

Continúa el bajón exportador

Las exportaciones siguen en caída libre, y lo mismo ocurre con el saldo comercial. En abril, según el informe Intercambio Comercial Argentino (ICA), que publica el Indec, las ventas externas se desplomaron 19%, y acumulan una retracción interanual de 17%. El saldo (la diferencia entre lo que se exporta e importa) fue de apenas US$ 252 millones, 69% inferior a la del mismo mes del año pasado. En el primer cuatrimestre de 2015, el saldo apenas alcanzó los US$ 420 millones. Sin dudas, el resultado global del año será el más bajo, por lejos, desde la salida de la Convertibilidad. Así, desparece otro de los famosos superávits gemelos que caracterizó al “modelo” en sus años mozos.

Según el Indec, el descenso de los precios, sobre todo de las commodities, fue clave para explicar la retracción exportadora: en rigor, en abril se vendieron las mismas cantidades que en el mismo mes del año pasado, pero los precios se derrumbaron 19%. Pero el deterioro en los términos del intercambio no es el único motivo del bajón exportador. Por ejemplo, las ventas de Manufacturas de Origen Industrial (MOI) caen, medidas en cantidades, 17% en lo que va del año. Gran parte de este deterioro se explica por el “efecto Brasil”, destino de casi el 50% de la industria que exporta Argentina: las ventas de MOI a ese mercado caen 27% en el año. Pero tampoco el “efecto Brasil” explica integralmente el bajón exportador.

Según Miguel Kiguel, de EconViews, hay que ir un poco más allá. Las exportaciones vienen cayendo desde la implementación del cepo cambiario. “La liquidación de exportaciones del primer trimestre fue la menor desde la crisis financiera de 2008/09. Si bien los menores precios de la soja y otros productos explican parte de esta caída, una mirada de más largo plazo indica que las exportaciones de bienes y, especialmente, las de servicios, han estado cayendo en forma sostenida desde el cepo cambiario. Lógicamente, en paralelo también cayó la cantidad de empresas exportadoras”, sostiene Kiguel en su último informe. “Así, las exportaciones de bienes han caído U$S 15 mil millones anuales o 18% respecto a los valores previos al cepo, mientras que las de servicios han caído U$S 4 mil anuales o 33%. En conjunto representan una caída que equivale a casi 4 puntos del PIB. Por su parte, en el período han dejado de exportar bienes unas 1,800 empresas, lo que representa una caída de 23%”, amplía Kiguel. “El cepo es un componente importante del sesgo antiexportador del esquema de política vigente, aunque no es el único. También influyen el atraso cambiario, las retenciones y prohibiciones para exportar, los aranceles a la importación, la falta de inversión en infraestructura y energía, con el resultante colapso de las exportaciones energéticas, etcétera. Las exportaciones argentinas seguirán cayendo en tanto no se modifiquen estas condiciones”, agrega.

A propósito del sesgo antiexportador de la actual política económica, el reconocido economista Juan José Llach dijo en los últimos días que, por las políticas aplicadas hacia el sector primario, el país dejó de exportar por US$ 150.000 millones en la década (12 años, en rigor) kirchnerista.