Utilidades concentradas en muy pocas compañías

Las empresas ganan menos y los bancos se quedan con la mayor parte

25 de marzo, 2015

bolsa inversión

(Columna de Luis Varela) Finalmente, las 74 empresas que cotizan en la Bolsa de Buenos Aires presentaron sus balances con cierre al 31 de diciembre último y, según los números conocidos, puede afirmarse que los resultados obtenidos en todo 2014 fueron decididamente más pobres que los logrados en las temporadas anteriores. De los 74 estados contables presentados, 56 llegaron con ganancias y 18 anotaron pérdidas, pero en casi todos los casos con situaciones peores de lo que vino sucediendo de 2010 a esta parte. Y, debido a que los estados contables se presentan de manera  trimestral, lo peor del caso es que queda en evidencia que cada uno fue de mayor a menor, es decir: el trimestre octubre-diciembre fue claramente el peor de todos, reflejando que la recesión está haciendo estragos en los resultados de las empresas. Para confirmar el declive de las utilidades puede decirse que en el balance anual (2014 contra 2013) las ganancias subieron 6,28%, una variación a todas luces inferior a la inflación que sufrió la economía. El aumento efectivo de las ganancias estuvo nada menos que 17,6 puntos por debajo del 23,9% que midió el Indec como inflación anual y increíbles 32,2 puntos por debajo del 38,5% anual que publicó el Indice Congreso, según mediciones de estudios privados para el IPC anual de todo el 2014. Pero, por si quedara alguna duda sobre el tobogán de las utilidades debe decirse que el resultado logrado por las compañías en el último trimestre del año (octubrediciembre) fue 21,3% inferior al conseguido en octubre-diciembre del año pasado, con lo cual casi no vale la pena hacer la comparación para percibir que, con las actuales condiciones económicas, muchas empresas entran en zona de quebranto. Para entender de manera más fácil el declive, los números logrados por las 74 empresas pueden traducirse en promedios, o sea no referirnos a las ganancias gigantes de empresas como Tenaris o YPF, ni a resultados mínimos como los logrados por compañías como Colorín y Dycasa. En ese sentido puede afirmarse que en el último trimestre de 2013 cada empresa cotizante promedio ganó 241,1 millones de pesos, y que esa utilidad bajó hasta apenas 187 millones en el cuarto trimestre del año pasado. Y si esa comparación se realiza en dólares el número es aún más comprometido: en octubre-diciembre de 2013 la empresa promedio ganó 36,9 millones de dólares a valor dólar oficial y 24,1 millones de dólares a valor dólar blue, mientras que en octubre-diciembre de 2014 el resultado logrado en dólares oficiales fue de sólo 21,8 millones y en dólares blue se redujo a mìnimos 13,5 millones de dólares. Pero además de ese profundo deterioro en las utilidades, surgen otros dos elementos que seguramente les quemará el corazón a muchos de los kirchneristas puros, que se dicen revolucionarios, favorecedores de la distribución y enemigos del capitalismo y del mundo financiero: Las diez compañías más grandes, es decir las que llevan para sí las facturaciones y las cuotas de mercado más importantes, concentraron el 86% de las ganancias de los estados contables presentados. En este renglón se destacan, de mayor a menor en utilidades, Tenaris, YPF, Telecom Argentina, Banco Macro, Grupo Financiero Galicia, Siderar, Banco Santander Río, BBVA Banco Francés, Banco Galicia y Banco Patagonia. Pero lo que seguramente incomodará al kirchnerismo puro es enterarse de cuales fueron los sectores que se quedaron con todos los cartuchos: si molesta que 10 empresas se queden con el 86% de las utilidades, seguramente hará estallar muchas cabezas conocer que el 94% de las ganancias fue para apenas cinco sectores. El sector financiero, los bancos, se alzaron con el 38,5% de la renta total, la industria captó el 22,6%, petróleo y gas se quedó con el 17,2%, la siderurgia con el 8,5% y las telecomunicaciones con el 7%. A partir de este análisis macro puede empezarse a pasar el peine, para intentar comprender cuáles son las compañías aptas como para ser utilizadas como canal de inversión y de qué empresas hay que salir corriendo y no colocar un solo centavo en alguno de sus papeles vinculados. Entre las firmas que más mejoraron su situación hay dos grupos. Uno es integrado por las empresas que pasaron de perder a ganar dinero. Y el otro grupo es integrado por firmas que habían ganado buena plata en el cierre de 2013 y que ganaron bastante mas en el cierre de 2014. Comparando último trimestre de 2013 con igual lapso de 2014 las firmas que sobresalen saliendo de perdedoras para pasar a ser ganadoras fueron Aeropuertos Argentina 2000, Alto Palermo, Autopista del Sol, Edenor, Garovaglio y Zorraquín, IRSA, Molinos Río de la Plata, Molinos Semino y Pampa Energía. Comparando el resultado del 2014 completo con los números de todo el 2013, las firmas que pasaron de perdedoras a ganadoras fueron Alto Palermo, Autopista del Sol, Endesa Costanera, Instituto Rosenbusch, Molinos Río de la Plata y Transener. Y, en el mismo sentido, comparando ùltimo trimestre de 2013 con igual lapso de 2014 las firmas que mejoraron sus utilidades fueron Distribuidora Gas Cuyana, Edesur, Caputo, Endesa Costanera, Metrovías, Consultatio, Sociedad Comercial del Plata, Transener, Estrada y Ledesma. Comparando el resultado del 2014 completo con los números de todo el 2013, las firmas que más mejoraron su utilidad fueron Molinos Semino, Consultatio, Garovaglio, Aeropuertos Argentina 2000, Aluar, Central. Sin embargo, si se mide el año completo, debe destacarse cuáles fueron las diez empresas que más dinero perdieron. En ese oscuro cuadro anual aparecen Edesur, Edenor, Cresud, Metrogas, IRSA, Petrolera del Conosur, Edelap, Transportadora Gas del Norte, Solvay Indupa y Camuzzi Gas Pampeano. Y también, en la parte complicada del espectro, están las empresas que pasaron de ganar a perder plata y las compañías que ya perdían dinero y que últimamente estuvieron perdiendo todavía más. Comparando último trimestre de 2013 contra octubre-diciembre de 2014, hubo cinco empresas que pasaron de ganar a perder plata: Carlos Casado, Grupo Concesionario del Oeste, Petrobras Energía, Polledo y Transportadora Gas del Norte. Comparando el resultado del 2014 completo con los números de todo el 2013, las firmas que pasaron de ganar a perder fueron Agrometal, Camuzzi Gas, Edenor, Edesur, Electromac, Gas Natural, Metrogas, Polledo y TGN. Y entre las que perdían plata y aumentaron notablemente sus perdidas entre el último trimestre de 2013 y el ùltimo trimestre de 2014 aparecen siete empresas: Gas Natural, Camuzzi Gas Pampeano, Edelap, Solvay Indupa, Metrogas, Carboclor e Instituto Rosenbusch. Comparando el resultado del 2014 completo con los números de todo el 2013, las firmas que empeoraron su pérdida fueron IRSA, Quickfood, Morixe, Indupa, Cresud y Petrolera del Conosur. Ya para cerrar, y solo como para empezar a ver si se puede, o no, colocar alguna ficha a futuro, se destacan tres compañías que habían perdido buena plata en el cierre de 2013 y que en el cierre de 2014 siguieron perdiendo, pero con alguna reducción en el quebranto. En este caso se destacan Quickfood, Petrolera del Conosur y Cresud. Y comparando el resultado del 2014 completo con los números de todo el 2013, las firmas que siguieron perdiendo dinero pero que lograron achicar su pérdida fueron Edelap, Colorín y Carboclor. Muchos economistas critican la presentación de balances porque son engañosos al no realizarse ajustes por inflación y por realizarse mediciones sobre suba de precios que no cree nadie. Según los últimos datos aparecidos en algunas consultoras, la recesión estarìa amainando, por lo que la caída vertical de las utilidades debería frenarse. Pero, de igual modo, los precios de las acciones treparon de manera muy abultada en la Bolsa… y para invertir hay que tener el tiempo necesario como para poder afrontar una toma de utilidades que empieza a pedir cancha.