El 2015 tuvo una mala largada para los autos

La producción, según ADEFA, cayó 29,1%

11 de febrero, 2015

El 2015 tuvo una mala largada para los autos

(Columna de Luis Varela)

Mientras el mundo acaba de cerrar un 2014 potente, con más de 60 millones de autos vendidos (10,23 millones de Toyota, 10,14 de Volkswagen y 9,92 millones de Chevrolet), 2015 arrancó de la peor manera en la plaza automotriz argentina, con un enero decepcionante, igual a lo que viene sucediendo desde setiembre del año pasado, con un derrumbe mayúsculo en la venta de autos 0km.

Según la Asociación de Concesionarias (ACARA) en enero se patentaron apenas 65.550 unidades, 39,8% menos que los 108.922 vehículos de enero de 2014. Desde 2005 que no se registraba un enero con tan bajo nivel de colocaciones, por lo que el mes pasado fue el peor enero de toda la presidencia de Cristina Kirchner y de la mitad del mandato de Néstor Kirchner.

Todavía es muy temprano para proyectar un número de venta para el 2015. Pero, en general, la venta conseguida en enero (65.550 vehículos) marcarán el techo de las operaciones mensuales, ya que enero es tradicionalmente el mes de mayor actividad debido a que la gente espera el inicio de cada año para patentar su auto y no perder valor de reventa.

Con ese dato como punto de partida, en el sector no son para nada optimistas. Tras alcanzar en 2013 un récord histórico absoluto de 956.884 vehículos vendidos, las primeras proyecciones que se hacen en las terminales imaginan para este año una venta anual de unas 550.000 unidades, casi la mitad del récord logrado hace dos años, regresando a la venta anual que tenía la Argentina durante el menemismo.

Los pronósticos

“Sólo con los números de enero, con las plantas paradas por vacaciones y por temas de estacionalidad es prematuro realizar proyecciones. Para poder hacer un análisis más preciso respecto del comportamiento y desempeño esperado para el transcurso del año es necesario aguardar al cierre del primer trimestre”, señaló Isela Costantini, presidente de la Asociación de Fabricantes (ADEFA), quién destacó que es muy importante abordar y trabajar en una agenda conjunta entre el sector público y el sector privado.

En este sentido, Costantini destacó el compromiso de la entidad de trabajar en conjunto en la búsqueda de mecanismos que contribuyan efectivamente a la “mejora continua de la competitividad teniendo en cuenta la actualidad de nuestros principales socios estratégicos y considerando la proximidad de la finalización de los acuerdos comerciales con Brasil y México”.

Con pausa por vacaciones en diez de las once terminales instaladas en el país, el presente parate en las ventas determinó que el nivel de fabricación también achicara números de manera importante. Según ADEFA, en enero se produjeron apenas 25.625 vehículos (16.231 automóviles, 8.982 utilitarios y 412 pesados), una cantidad 29,1% inferior a los 36.156 autos fabricados de enero del año pasado. Para encontrar un enero peor hay que ir hasta el 2009, aunque –a modo de justificación– puede decirse que este enero tuvo menos días hábiles: veremos qué tendencia va apareciendo a medida que transcurran febrero y marzo.

Donde también se observó un preocupante retroceso fue en la exportación. En enero se mandaron a exterior apenas 7.620 vehículos, 61,1% por debajo de lo despachado en enero de 2014, por lo que el mes pasado fue el peor enero desde 2006. El motivo principal de este derrumbe exportador tiene que buscarse en la crisis de Brasil. Hasta el año 2012, con el Mercosur completamente vivo, los brasileños se llevaban el 90% de la exportación automotriz argentina: en enero de 2015, sin embargo, la participación brasileña cayó al 55,7%, con Euro-pa llevándose el 8%, Africa el 6,4% y el 19% restante repartido entre siete países de América Latina.

“Independientemente del volumen exportado, en los próximos meses el sector monitoreará la dinámica de la industria en Brasil, principal destino de los envíos de los vehículos de producción nacional, puesto que en enero el comportamiento a la baja registrado en ese país se tradujo en 12.500 unidades menos enviadas hacia allí en su comparación con el año anterior”, precisó el análisis de ADEFA.

En cuanto a reparto de autos nuevos en la red de concesionarios que hay en la Argentina (cifra que se transforma en un indicador de lo que el sector espera para los próximos meses), las automotrices no fueron tan pesimistas lo que se comprobó en los patentamientos efectivos. Durante enero las fábricas enviaron a la red 34.128 vehículos, 27% menos que en enero de 2014. Para encontrar un enero peor también hay que retrotraerse a enero de 2009.

De los autos enviados a los concesionarios sufrieron más los autos importados y no tanto los vehículos de fabricación nacional. En enero se repartieron 18790 importados, 38,9% menos que en enero del año pasado, mientras que el reparto de autos nacionales fue de apenas 15.338 vehículos, 4,3% menos que en enero del año pasado (en este caso para encontrar un enero peor hay que ir hasta enero de 2006).

Otro dato del mercado interno que pone en blanco sobre negro el foco de esta crisis está vinculado a los lugares donde se registra la mayor caída en las ventas. Hasta hace unas pocas temporadas, la provincia de Buenos Aires se llevaba el 34% de las ventas, y en enero de este año esa participación retrocedió al 31,4%. La Capital Federal, que supo tener el 19% de la venta global, alcanzó en enero de 2015 apenas el 12,6% de la venta total, lo cual significa un derrumbe de proporciones. En cambio, Córdoba, Santa Fe y Mendoza mantuvieron sus porciones del 10,3%, 8,6% y 3,9%, tal como viene ocurriendo a lo largo de las últimas temporadas. O sea, el foco de la crisis está en Capital y parte en la provincia de Buenos Aires.

El reparto del mercado

En cuanto a participación vendedora por marca hubo fuertes novedades. La alemana Volkswagen siguió liderando las ventas con el 18,5% de las colocaciones (mejorando en casi medio punto lo logrado en 2014). La estadounidense Chevrolet recuperó el segundo puesto, con 15% de las ventas. La también norteamericana Ford bajó de segunda a tercera posición, con el 13,8% en enero. Fiat se ubicó cuarta con el 12,2%. Peugeot fue quinta con el 11,5%. Toyota entro en el sexto puesto con el 9,2%. Y llamó la atención el notable derrumbe de Renault, que del tercer puesto del año pasado cayó al séptimo puesto, con apenas el 8,7% de las ventas de enero.

En cuanto a ventas por modelo, el liderazgo continúa en manos del Volkswagen Gol (3.508 vehículos en enero). Luego el Fiat Palio, que el año pasado fue cuarto en ventas, trepó al segundo lugar. La Toyota Hilux bajó del segundo al tercer puesto. Y el Renault Clío, que fue tercero el año pasado, se derrumbó hasta el puesto 15.