Crecer más

El desafío que se planteó el G 20

24 de noviembre, 2014

Crecer más

El G 20 en su reciente reunión realizada en Australia se planteó un desafío. Lograr que los países que lo integran logren un crecimiento adicional de 2 puntos hasta 2018 lo cual apuntalaría a la economía global que se está recuperando más lentamente de lo que se esperaba.

En el documento final se menciona una demanda insuficiente como para sostener una recuperación vigorosa. Las políticas fiscales y monetarias para estimular la demanda agregada son necesarias pero no alcanzan por sí solas y deben combinarse con otras. Se vuelve a mencionar la necesidad de reformas estructurales.

Pero quizás el aporte más novedoso haya sido la decisión poner marcha la Iniciativa Global para la Inversión en Infraestructura. En es propuesta trabajaron no solo los países del G 20 sino también el Banco Mundial y los bancos de desarrollo regionales. Se considera la infraestructura necesita ser modernizada en la mayoría de los países y que un importante proceso de inversión pública y privada es indispensable y ayudará al crecimiento global. También se puso en marcha el Centro para la Infraestructura Global para coordinar todas las políticas que contribuyan al desarrollo de la Iniciativa.

La próxima reunión se hará dentro de un año en Turquía y allí se podrán evaluar los resultados de esta propuesta.

Argentina, también logró, según la visión del Gobierno avances significativos al contemplarse el riesgo que implica el accionar de los fondos buitre. Es un tema al que se le debe prestar atención y que están tomando en cuenta todos los países al momento de emitir deuda.

Es importante que la necesidad de impulsar el crecimiento para generar la creación de empleos de calidad en todo mundo esté en el centro de la preocupación de los gobiernos. De todas maneras, existen restricciones estructurales que hacen más difícil en este momento conseguir altas tasa de crecimiento. Los rasgos de los mercados en tiempos de globalización amplían las diferencias en la distribución del ingreso y los cambios tecnológicos que no ayudan a la creación de empleo no ayudan a que la demanda tome más fuerza.