¿Y si llegan los dólares?

Los escenarios para 2015

24 de noviembre, 2014

¿Y si llegan los dólares?

Una vez caída la cláusula RUFO el 1° de enero, el Gobierno podría lograr un rápido arreglo con los holdouts y estimular el ingreso de dólares frescos al país. Es una posibilidad, aunque no necesariamente la más probable. También podría darse el escenario de que comienza la negociación con los holdouts y, aún si la misma se alarga y no se resuelve rápidamente, genera un ingreso de dólares por la mejora en las expectativas. También podrían ingresar dólares por otras vías, como la licitación de las frecuencias 4G. Otra posible fuente de ingreso de dólares es de aquellos inversores que pretendan comprar barato y estar bien ubicados para la recuperación que, imaginan, sobrevendrá luego del cambio de Gobierno en diciembre. Una vieja frase dice que el que viene financia al que se va.  La pregunta es qué pasaría si ingresan dólares en 2015. ¿Cuáles serían los efectos?

“Ahora podemos imaginar por un instante que el Banco Central argentino descubre, en una cuenta en Suiza, US$ 30.000 millones que no tenía contabilizados en sus reservas”, plantea, de modo metafórico, Jorge Vasconcelos, del Ieral de la Fundación Mediterránea y se pregunta: “¿Qué sucedería al día siguiente?”. Y responde: “Obviamente, bajarían el riesgo país y la brecha cambiaria y rápidamente se normalizaría el pago de importaciones. El nivel de actividad mejoraría, particularmente en los sectores más afectados por faltantes de insumos. ¿Qué más podría ocurrir? Los funcionarios que manejan las partidas de gasto se estarían frotando las manos, lo mismo que los holdouts. Quizá los jubilados con juicios ganados podrían tener una oportunidad. Pero tendrían que apurarse! ¿Unificar el mercado de cambios? Para eso hay que tener horizonte, no sólo dólares en la mano”, dice Jorge Vasconcelos, del Ieral de la Fundación Mediterránea.

“Un rápido acuerdo podría recortar la caída del PIB para 2015, pero no la revertiría. Es que la combinación de una tasa de inflación persistente a pesar de la recesión y un menor precio de la soja en relación al último año no permitirían sostener crecientes niveles de consumo”, dicen Adrián Ramos y Ramiro Castrineñira desde Econométrica. Ese parece ser el escenario mayoritario que prevén en el mercado. “Aun si logra un acuerdo con los holdouts, el año en el que el oficialismo jugará sus chances de permanecer en el poder hasta 2019, la economía enfrentará una nueva recesión y alta inflación, según 19 pronósticos de consultoras y bancos para 2015”, dice el periodista Martín Kanenguiser en una nota intitulada: “Prevén que aun acordando con los holdouts habrá recesión en 2015”. Por supuesto, la estanflación será menor si hay arreglo.

Pareciera que la “bala de plata” de un arreglo con los holdouts (y un posterior ingreso de dólares) no sería tan efectiva para generar un veranito económico previo a las elecciones.

Pero no todo depende de un arreglo con los holdouts. Aún sin un acuerdo, el Gobierno logró reducir la brecha cambiaria, mantener el dólar oficial quieto y, con ello, enfriar (algo) la tasa de inflación. En octubre, según algunos indicadores alternativos, fue menor a 2%. Según algunos consultores, por ahora bastante en soledad, la recesión podría estar tocando un piso. Si se suman ambas tendencias y, sobre todo, si se confirman en el tiempo, la estanflación de 2015 podría terminar siendo algo más moderada que la de 2014. Se verá. La moneda del 2015 aún está en el aire. Por ahora, las chances de una crisis en 2015 se han reducido, pero el escenario es muy dinámico.