Dólares para la transición

24 de junio, 2014

Dólares para la transición

Axel Kicillof le dio forma a la nueva estrategia que anunció la Presidenta en Rosario. Cambió todo: discurso, modales y estrategia. La Argentina no esperaba el lamentable fallo del juez Griesa ni el rechazo a tomar el caso por parte de la Corte Suprema de EE.UU. Eso se reflejó en la inacción previa, en la intempestiva reacción inicial del Gobierno y el brusco cambio posterior en un lapso muy breve.

Ahora se inicia una nueva etapa que tendrá como correlato un incremento de la deuda en una magnitud que el Gobierno no esperaba. Pero, al mismo tiempo, el fracaso de la estrategia de ganar tiempo en el plano judicial brinda una oportunidad para definir con claridad los compromisos de pagos que tendrá la Argentina durante los próximos años.

Una vez formalizado el esquema con los holdouts se habrá completado el giro iniciado en septiembre del año pasado por el cual el país se dispuso a dejar atrás sus diferencias con países, organismos y empresas del exterior. Todo esto conduce al objetivo de recuperar financiamiento externo. Se trata de conseguir más dólares porque no son suficientes los del superávit comercial.

Con un mayor ingreso de dólares, se producirá un leve atraso cambiario que ayudará a bajar la tasa de inflación y a recuperar los salarios reales en el crucial año electoral. Más dólares permitirán sostener y financiar las importaciones y de esa manera permitir un moderado crecimiento de la economía en 2015. Finalmente, habrá más margen para seguir con un gasto público elevado. Estas condiciones le asegurarían –al menos desde el punto de vista económico- un razonable final de mandato para Cristina.

Más aún, en el oficialismo hay quienes piensan que se puede ser ambicioso y no limitarse a evitar sobresaltos sino a pensar en un escenario que favorezca las pretensiones electorales del oficialismo.

Dejá un comentario